Síguenos
Buscar
Noticias
Fuertes lluvias causan pérdidas en cultivos.

Las lluvias ocasionaron pérdidas económicas a los pobladores de las comunidades productivas del Azuay; un aproximado de 500 hectáreas en toda la provincia sufrieron los efectos dañinos en los cultivos.

El evento natural dañó los cultivos de papa, fréjol, col, lechuga, arveja, legumbres y hortalizas que se producen en en el Azuay, según detalló el Ministerio de Agricultura, Ganadería Acuacultura y Pesca MAGAP. Los pobladores afectados expresaron su preocupación, sin embargo, continúan con el proceso de siembra.


Ángel Gómez, coordinador de ejecución de plagas del sector agropecuario del MAGAP, manifestó que el temporal invernal afecta a los cultivos que son susceptibles al exceso de lluvias. “Hay otros productos como el maíz que sí soportan el temporal, pero si esto continúa también habrá problemas”, dijo.


Los pastos empiezan a tener problemas también por el encharcamiento de aguas, se pudren y no hay el alimento adecuado para los animales, sobre todo en zonas planas aunque no estén cerca de las riveras de los ríos, agregó el coordinador.
“Los animales se vuelven desnutridos, flacos y por las condiciones fuertes de frío que soportan les genera neumonías, lo que desencadena efectos secundarios en las carnes que consumen las personas”, indicó.


Gómez, aseguró que toda esta problemática natural, causa inconvenientes en la economía pues a falta de producción de alimentos de consumo diario, los comercios tienden a extender sus costos y los productores pierden toda la inversión, pero que a través del aseguramiento de cultivos, programa del MAGAP, pueden recuperarlo.


La papa es el producto que al igual que la lechuga se pudre y en pocos días no habrá en abastecimiento para el consumo, según el funcionario. 
En Tarqui, Victoria del Portete, San Joaquín, Chaucha, Molleturo, Nabón y Oña, las afectaciones por las lluvias son en mayor proporción.

Pérdida
Mónica Argudo es una de las afectadas. Labora en los sembríos de San Joaquín e indicó que la cantidad de agua llenó el terreno en el que había sembrado una hectárea de lechuga, nabo y ajo, en el que invirtió alrededor de 800 dólares. 
“A pesar de que las lluvias continúen, tenemos que seguir sembrando, ahora se perdió todo el cultivo de lechuga, infestada con lancha negra, una plaga; sus raíces se pudrieron y ya no sirven para vender”, expresó.
La inversión en el cultivo, abono, arado, y todos los factores que intervienen en la producción están afectados por el fenómeno natural; sin embargo, lo dañado sirve de abono para las próximas siembras, que pese al cambio climático los afectados continúan con el proceso.


“El ciento de la lechuga que compramos para sembrar, tiene un costo de 1.30 dólares, y nosotros vendemos cada una a cinco centavos; en los mercados aumentan el costo a 40 centavos o más. Con la pérdida tendremos que incrementarlo también”, dijo.


Zoila Avilés es otra de las afectadas. Indicó que las lluvias generaron la pérdida de toda la manzana de pasto, alimento para los animales, además de la siembra de coles, las cuales ahora sirven de comida para las vacas”, detalló.
En los mercados de la ciudad ya se siente la ausencia de estos alimentos.


En algunos casos el aumento de precio se ha dado, así lo detalló Rosa Sangurima, quien tiene un puesto de hortalizas en el mercado Doce de Abril. 
“Los costos están altos, han subido el 50 porciento aproximadamente desde los productores, todo se debe a las lluvias, nosotros también tenemos que subir los precios sobre todo de las hortalizas”, apuntó la comerciante. (SAM) (I)

 


Fuente: El Tiempo.

Cuenca. 








Noticias
Última Hora
Deportes
Austro
Ciencia y Tecnología
Deportes
Columna de Guifor
Noticias Coloradas
Zona de Candela
Archivo
Noticias de la Radio
Lo que dijeron en la radio
La Radio
Cobertura
Programación
Tarifas
Contáctese con nosotros
Servicios
Síganos en Facebook
Síganos en Twitter