Iglesia católica de Italia rechaza prohibición de misas en medidas del Gobierno para el desconfinamiento

0
466

La decisión del Gobierno italiano de mantener la prohibición de celebrar misas, tras el inicio el 4 de mayo del desconfinamiento, suscitó la cólera de la Iglesia católica, que acusa al Gobierno de violar la libertad de culto.

“Los obispos italianos no pueden aceptar ver comprometido el ejercicio de la libertad de culto”, protestó la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) en un comunicado de prensa.

El jefe de Gobierno italiano, Giuseppe Conte, presentó el domingo el calendario de la llamada ‘Fase 2’, con el proceso gradual de apertura de las actividades industriales y comerciales tras dos meses de bloqueo casi total del país.

Entre las medidas aprobadas a partir del 4 de mayo en Italia figura la autorización de funerales, aunque deberán participar un máximo de 15 asistentes y, siempre y cuando se pueda, celebrar al aire libre, mientras que los templos deberán permanecer cerrados.

Después de “semanas de negociaciones” con un equipo de expertos, el decreto de la presidencia del Consejo de Ministros para la ‘Fase 2’ decidió “excluir arbitrariamente la posibilidad de celebrar misa con el pueblo”, lamenta el episcopado italiano.

Los obispos italianos recuerdan al Gobierno con tono indignado que “la Iglesia ha aceptado, con sufrimiento y sentido de la responsabilidad, las limitaciones gubernamentales asumidas para hacer frente a la emergencia sanitaria”, subrayan en el comunicado.

“Debe quedar claro para todos que el compromiso de servicio a los pobres, tan significativo en esta emergencia, proviene de una fe que debe alimentarse en su fuente, especialmente la vida sacramental”, advierten.

La CEI presentó a mediados de abril al Gobierno un “paquete de propuestas” con el objetivo de permitir la reanudación de la vida eclesial después del 3 de mayo que incluía la celebración de misas respetando las medidas previstas, como la distancia de seguridad entre los fieles, uso de mascarillas y ningún contacto entre las personas.

Tras la dura protesta del episcopado, el Gobierno anunció que trabajará en los próximos días para elaborar “un protocolo lo antes posible que permita la participación de los fieles en las celebraciones litúrgicas en condiciones de máxima seguridad”.

Italia tiene confirmados 202 000 casos de COVID-19 desde que se inició el contagio en el país. Actualmente la cifra de fallecido es de más de 27 000 en la nación y los recuperados son 68 941.

Sin embargo, a nivel mundial las cifras reflejan que los contagiados superan los 3 millones y han sucumbido ante la enfermedad 213 000 personas, quienes han muerto.

La vida de los italianos empezará su regreso a la normalidad con restricciones.

Fuente: El Universo