La prevención debe ser una prioridad en Fin de Año

0
669

Tomar todas las medidas de seguridad para las celebraciones de Fin de Año es el pedido que hacen las autoridades de Salud en Cuenca, para evitar un rebrote que congestione los servicios de salud.

El Ministerio de Salud Pública informó que de momento la capacidad de atención para pacientes críticos de coronavirus en la red pública y la red complementaria de salud es de un 40 %, pero en los hospitales públicos ese índice no supera el 20 %.

Según el último reporte de la Coordinación Zonal 6 de Salud, hay 44 pacientes atendidos en las 50 UCI de las que disponen los hospitales públicos de Cuenca, que en las últimas semanas han visto un incremento de pacientes.

El coordinador 6 de Salud, Julio Molina, insistió en la necesidad de tomar las previsiones del caso en las reuniones por Fin de Año en los hogares e instituciones públicas y privadas, esto para evitar que un contagio masivo de COVID que desborde la capacidad de atención.

Controles

El Municipio de Cuenca cumple con controles sobre la venta de monigotes en los espacios públicos de la ciudad.

El director de Control Municipal, Juan Andrés Astudillo, informó que los comerciantes tendrán que contar con los protocolos de bioseguridad para atender a sus clientes de forma segura, y no podrán realizar ventas después de las 21:30, esto para cumplir con el toque de queda establecido por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Cantonal.

Entre las medidas están el uso de alcohol para las manos de comerciantes y compradores, el dinero recibido debe pasar por un proceso de desinfección, y los comerciantes tienen prohibido la venta de pirotecnia.

Este último requisito se dispuso para evitar accidentes con artefactos explosivos que generen emergencias médicas, lo que puede provocar que el personal médico dispuesto para el combate a la pandemia tenga que derivarse a la atención de otro tipo de urgencias.

Por otra parte, la Intendencia de Policía desarrolla controles para que se cumpla el toque de queda y las restricciones vehiculares, así como para evitar aglomeraciones y fiestas clandestinas, con el objetivo de que este tipo de actividades no se conviertan en un foco de contagio del coronavirus.

Fuente: El Mercurio