Inmunidad colectiva se convierte en una utopía con Ómicron

0
338

Uno de los objetivos del Gobierno en el año que terminó era alcanzar el 85% de la población inmunizada contra el covid-19 para finales del 2021. Sin embargo, el objetivo no se alcanzó.

Según datos del Vacunómetro, hasta el 2 de enero del 2022 se han inmunizado con las dos dosis a 12 692 500 de personas, lo que representa el 78,85% de la población objetivo que es de aproximadamente 16 millones de habitantes, de un total de 17,7 millones de ecuatorianos.

Con el avance la variante Ómicron, que hasta el 3 de enero se registraron 68 casos, esa cobertura de vacunación resulta insuficiente.

Para el epidemiólogo Daniel Simancas, con el 85% de la población vacunada se buscaba la inmunidad colectiva pero con la nueva evidencia científica y con la aparición de nuevas variantes esta inmunidad se vuelve ‘utópica’.

Explica que al inicio de la pandemia se hablaba de un 70 u 80% para alcanzar la inmunidad colectiva. Sin embargo, ahora prácticamente se requiere de un 100% y aun así existe riesgo de contagio. “Las vacunas no están hechas para evitar la infección sino la enfermedad grave y muerte”, aclara Simancas. Para el especialista, más que una cifra es importante el objetivo epidemiológico y mientras más personas estén vacunadas se evitará complicaciones y saturación en el sistema sanitario.

La epidemióloga Andrea Gómez también considera que con la nueva variante no se puede hablar de una inmunidad de rebaño porque se necesitaría que se reduzca la probabilidad de contagio, que en este momento es bastante alta, y, además, que mejore la efectividad de las vacunas.

“Ya no se habla de inmunidad de rebaño sino más bien de vacunar a la mayor parte de la población en el menor tiempo posible, sobre todo con la tercera dosis que se ha visto que aumenta la protección frente a Ómicron”, agrega.

El avance de Ómicron en el país

 

En una semana, los casos de la nueva variante pasaron de 24 (reportados el 27 de diciembre) a 68, anunciados el 3 de enero, con un incremento de 44 casos.

Guayas y Pichincha encabezan los casos con 33 y 30, respectivamente. En provincias como Napo, Chimborazo y Cotopaxi y Tungurahua también se ha detectado Ómicron.

Este es un incremento esperado, a criterio de Simancas, pero señala que deben ser más casos debido a que la capacidad del país para detectar variantes es mínima.

“Hay un crecimiento exponencial de casos en el país y probablemente muchos de ellos, más del 50% serán por la variante Ómicron”, indica.

Aunque en el país circulan algunas variantes de preocupación como la Delta, que es la predominante con 1 256 casos, para Simancas no sería extraño que la situación cambie en el corto plazo y Ómicron prevalezca.

“De acuerdo con los resultados que se han visto y los casos presentados, muy probablemente en las próximas semanas en Guayas, Pichincha y Tungurahua la nueva variante será la causante de la mayor parte de casos”, señala.

Para el especialista, el problema con Ómicron es que, si bien hay reportes científicos que indican que tendría menor capacidad de causar una enfermedad grave y la muerte, es más transmisible y más personas se van a contagiar, lo que causa el congestionamiento del sistema sanitario, situación que ya se está registrando.

Ante esta situación, Gómez y Simancas coinciden en que se tiene que vacunar rápidamente con la tercera dosis a la mayor cantidad de población ya que incrementa la protección frente a Ómicron.

Fuente: El Comercio