Aluvión en el barrio La Gasca deja fallecidos en el norte de Quito

0
498

Las fuertes lluvias que cayeron la tarde del lunes 31 de enero de 2022 en Quito ocasionaron un aluvión en el sector de La Gasca, en el norte, que inundó calles, dañó viviendas, vehículos y ocasionó pérdidas humanas.

El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias del Ecuador (SNGRE) confirmó a las 07:00 de este martes 1 de febrero que los fallecidos ascendían a 14 pero los moradores del barrio capitalino hallaron dos víctimas mortales más. Información preliminar reportaba 16 fallecidos.

Bomberos, Policías y ciudadanos continúan en labores de búsqueda pues aún hay personas desaparecidas.

En videos que usuarios subieron a las redes sociales se observó una gran cantidad de agua, lodo y piedras bajar por las calles afectando a las viviendas y arrastrando a varios carros y motocicletas.

En un video se ve cómo el aguacero ocasionó la caída de postes de luz. En otro audio se escucha a una de las moradoras solicitar ayuda a las autoridades. “Hay gente gritando por arriba, se cayeron todos los alambres de luz. No sabemos qué va a pasar. Que el 911 venga, los Bomberos, la Policía, por favor…”, dice una mujer con voz desesperada.

 

El aluvión que afectó al barrio La Gasca arrastró con todo lo que encontraba a su paso: rocas pequeñas y grandes, ramas, árboles, escombros y otros materiales.

Emerson Rubio escribió en su cuenta de Twitter: “En este momento, en La Gasca, en Quito, hay un deslave debido a las fuertes lluvias. El agua ya ha arrastrado varios carros y hay gente atrapada en el lugar”.

 

El ECU 911 confirmó que la amenaza natural se registró la tarde del lunes en el sector de La Comuna, en la calle Humberto Albornoz N26-N25d. Los bomberos informaron que un Puesto de Comando se encuentra instalado en el parqueadero del Teleférico.

 

 

El CBQ dijo que se estableció un perímetro con las unidades, pues hubo vehículos que se encontraban atrapados.

El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias del Ecuador anunció que las Fuerzas Armadas movilizaron a 60 efectivos para apoyar en las labores de búsqueda y rescate junto al Cuerpo de Bomberos de Quito y la Policía.

Efectivos de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) procedieron a cerrar el tránsito vehicular por la avenida Mariscal Sucre, a la altura del av. Mariana de Jesús y la av. América; también a la altura de la av. Colón, ambas vías en sentido norte-sur.

 

 

La Empresa Eléctrica Quito también atendió la emergencia pues las fuertes lluvias provocaron la desconexión de la Subestación Miraflores.

Los sectores aledaños a La Basílica, Colegio Mejía, avenida América, San Juan, Miraflores y otros barrios quedaron sin servicio. “Personal se dirige al sitio e intervendrá para reconectar la energía lo antes posible”, sostuvo la EEQ.

El presidente Guillermo Lasso, aproximadamente a las 20:20, indicó a través de Twitter, que los equipos del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias del Ecuador (SNGRE), Ministerio de Salud (MSP), de la Policía Nacional y más instituciones “están en La Gasca atendiendo a heridos y ayudando a los damnificados. Asimismo se mantiene la coordinación con las autoridades locales”.

 

El Municipio de Quito solicitó a la ciudadanía moradora de este sector de la quebrada El Tejado se mantenga en los pisos altos de sus casas hasta que se realice la respectiva evaluación.

Difíciles tareas de rescate

Aproximadamente a las 22:00 del lunes las Fuerzas Armadas informaron que efectivos de Agrupamiento de Comunicaciones y Guerra Electrónica realizaron labores de búsqueda, rescate y apoyo a las personas afectadas por el aluvión en el sector de La Gasca.

En un video difundido por la institución se observa a un grupo de militares rescatando a una persona sin vida en una calle llena de lodo y escombros.

La Policía también desarrolló acciones de rescate y seguridad en el barrio. En imágenes compartidas en la cuenta de Twitter de la institución se ve a los policías cargando en sus brazos a damnificados por la inundación. En una foto, uno de los policías sostiene incluso a una niña.

Fuente: El Comercio