Abogado defensor del médico Juan Pablo Arias: “Se llegó a la conclusión de que no existía mala práctica profesional”

0
810

La mañana de este miércoles 16 de marzo del 2022 Eduardo León, abogado defensor del médico Juan Pablo Arias, se refirió en una entrevista con radio La Voz del Tomebamba a la resolución que declaró inocente a su cliente por el caso de la niña Sofía Granda.

El Tribunal de Garantías Penales de Cuenca declaró inocente al médico Juan Pablo Arias, quien era acusado de presunta mala práctica profesional en el caso del fallecimiento de la niña Sofía Granda, tras una operación de amígdalas. La tarde de este 15 de marzo del 2022, los jueces emitieron el veredicto, quienes aseguraron que la cirugía fue necesaria.

En noviembre de 2019, Sofía Granda, de ocho años, fue internada en una clínica privada de Cuenca. Granda había sido diagnosticada con amigdalitis y tenía fiebre. El médico otorrinolaringólogo, Juan Pablo Arias, recomendó someterla a una operación de extracción de las amígdalas y adenoides. Tras la operación, la niña murió y sus padres, Nataly Mejía y Juan David Granda, formularon cargos por mala praxis agravada contra el galeno, considerando el inciso 3 del artículo 146 del Código Orgánico Integral Penal que refiere la existencia de un homicidio culposo por mala práctica médica agravado.

Eduardo León, abogado defensor del médico acusado, detalló que a lo largo del juicio se demostró que no existió mala práctica profesional médica. “Ayer la verdad se encontró con la justicia, el Tribunal de Garantías Penales de la ciudad de Cuenca acogió la teoría de la defensa de Juan Pablo Arias y una vez que analizó de manera amplia toda la prueba que se practicó en la audiencia de juicio que duró más de un mes y medio llegó a la conclusión de que no existía mala práctica profesional, es decir, se llegó a determinar que no existió delito alguno”, dijo.

Según León se ratificó el estado constitucional de inocencia de Juan Pablo Arias. “Él nunca perdió este status de inocencia, se presume siempre la inocencia de las personas hasta encontrar la verdad en una sentencia. En este caso el tribunal ha determinado que no existió mala práctica médica”, enfatizó.

Los alegatos de defensa del acusado siempre fueron que la menor tenía antecedentes de complicaciones respiratorias y una variante anatómica que padecía de nacimiento, que no se podía advertir durante la cirugía. Se corta una arteria debido a que no estaba en una posición adecuada, que en términos médicos se denomina “carótida aberrante”, indicó el abogado del médico de Juan Pablo Arias, quien agregó: “Inclusive se lograron identificar cinco variantes anatómicas vasculares distintas lamentablemente en la pequeña Sofia”.

“Esto se demostró con el auxilio de elementos técnicos, la comparecencia de testimonios del especialista en imagenología que realizó este examen, el resto de médicos y peritos que revisaron la historia clínica y exámenes realizados”, justificó.

León contó que como conclusión el tribunal obtuvo que este caso era completamente impredecible “No pudo haber sido previsto por Juan Pablo Arias ni por el equipo técnico médico que intervino a la pequeña Sofia, por lo tanto, convertía también a este evento en completamente inevitable y de ahí que no existe infracción penal”, explicó.

El abogado defensor del médico recalcó que cualquier médico habría actuado de la misma forma en determinar la necesidad de operar y ante una complicación quirúrgica derivada de una mala formación o variante anatómica de la menor. “Cualquier médico que hubiese practicado la misma cirugía, le hubiese pasado exactamente lo mismo que Juan Pablo Arias”, destacó el abogado al acoger los testimonios de los expertos que compadecieron en la audiencia de juicio.

Además, León expuso que en los protocolos de autopsia se dieron irregularidades y que la mala formación de una arteria llevó a un corte de una zona que imprevista que desde su perspectiva no implicó una negligencia médica. “El perito que realizó la autopsia no se encontraba capacitado y que de hecho no debería realizar ni una sola autopsia más. En audiencia se detalló que esta persona carecía de conocimientos básicos en medicina, pues se demostró inclusive que personas ajenas a criminalista intervinieron en la autopsia y manejaron el cadáver”, indicó.

“Nosotros desde el día uno hemos sido muy respetuosos con la familia de la pequeña Sofia. De ahí que siempre criticamos el uso de las redes sociales, es decir, deben juzgar las cortes de justicia no nos deben juzgar las redes sociales con sus hashtags y likes. Queremos resaltar este papel nocivo que traen muchas veces las redes sociales en este caso y varios otros”, dijo.

El representante legal de Arias manifestó que una vez que llegue la sentencia por escrito la familia de Sofia Granda tiene la posibilidad de recurrir a la corte provincial para una apelación. “Esperamos y confiamos que efectivamente esto no suceda y si quedó alguna duda nosotros estamos prestos para poder dialogar”, señaló Eduardo León.

“En el proceso penal no hay ganadores. La familia de Sofia y familia de Juan Pablo han sufrido muchísimo. El día de ayer no hubo un ganador, pues el derecho penal solo arroja perdedores”, afirmó.

Padres de la niña Sofia G. fallecida en un hospital privado de Cuenca piden justicia hasta que se aclare este caso.