Sin medicinas, pacientes con enfermedades graves hacen ‘plantón fúnebre’ frente al Palacio de Gobierno; piden al presidente Guillermo Lasso una solución inmediata

0
304

Vestidos de negro y como si se tratase de un funeral, con un ataúd en sus manos, pacientes con enfermedades agravantes representaron su luto por la falta de medicamentos.

Fue una demostración simbólica de la desesperación de la Alianza Nacional por la Salud (ANS) que lo integran 33 asociaciones de pacientes con enfermedades raras, catastróficas, huérfanas y trasplantados, personas con discapacidad.

En carteles se leía frases como: “sin medicina nuestra vida se termina”, “nuestros niños están muriendo”, “las medicinas son un derecho”, “presidente hable con los pacientes”.

Su protesta inició con una misa, luego caminaron con el ataúd vacío y llegaron al atrio de la Catedral, en el centro de Quito.

Luego de un plantón en las gradas hicieron una procesión y se ubicaron frente al Palacio de Gobierno donde se escuchó consignas como: “¿Qué pedimos los pacientes? respeto, respeto, respeto, medicina”.

Los testimonios de los pacientes coinciden en ausencia de medicamentos y avance de sus patologías. Enith Enríquez padece cáncer de mama. Se atiende en el Seguro Social.

Indicó que no recibe los fármacos y tiene que comprarlos. Gasta unos $ 600 mensuales y su sueldo de jubilación es de $ 500; no los adquiere siempre.

Elizabeth Rubio padece discapacidad visual. Aseguró que no reciben ni medicamentos, ni ayudas técnicas ni prótesis.

Fernanda Quiroz, quien forma parte del colectivo Gente Pequeña Ecuador y de grupos de atención prioritaria, expresó que ni siquiera hay en el país médicos capacitados para darles un tratamiento.

La esposa de Wilson Diaz padece un tumor en el cerebro que se atiende en el Hospital Carlos Andrade Marín del IESS. Se le debe poner una inyección que vale $ 1.600 cada mes para evitar el crecimiento del tumor. No la recibe desde hace más de seis meses.

Gustavo Dávila, coordinador de la ANS, refirió que buscaron representar cuántas personas están muriendo en silencio por falta de medicamentos, de insumos, de profesionales de la salud.

Cuestionó que a 22 días de una declaratoria de emergencia sanitaria, el IESS no la ha hecho. Criticó además la falta de accionar de la Asamblea Nacional y del Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop) para buscar una solución a sus demandas.

Si bien señaló que hay un pronunciamiento de la CIDH recordó que hay sentencias judiciales no cumplidas.

“Hemos venido cansados -de estar en plantones, con sentencias judiciales, en los tribunales- a pedir que la Conferencia Episcopal (Ecuatoriana) interceda ante el presidente (Guillermo Lasso) y diga, ya basta de ofrecimientos… ¿señor presidente qué tenemos que unirnos a las marchas, a las huelgas, qué tenemos que estar entre 20.000 personas para que nos escuche y nos reciba?”, dijo Dávila.

Según el Ministerio de Salud Pública (MSP), hay 169 ítems catalogados de medicamentos y se han adquirido 141, que servirán para tratar enfermedades del sistema nervioso, respiratorio, cardiovascular, urinario.

Además tracto alimentario, sangre, antiparasitarios, antiinfecciosos y otros.

Esa cartera de Estado, agregó, que se han levantado más de 700 órdenes de compra de medicamentos por catálogo electrónico para hospitales y centros de salud por un monto de $ 11,5 millones.

El ministro de Salud, José Ruales, indicó que en 15 días se debe empezar a recibir las entregas y habrá entregas parciales hasta diciembre.

Sostuvo que hay 940 medicamentos dentro del llamado cuadro básico y de esos, hay unos 700 que son catalogables, es decir, que pueden definirse un precio y un proveedor estándar.

Acerca de los fármacos para enfermedades catastróficas, raras o huérfanas, Ruales indicó que muchos no constan en el cuadro básico.

Algunos, mencionó, están judicializados, es decir, hay una sentencia judicial que obliga al ministerio de Salud o al IESS a entregarlos y con el apoyo del Ministerio de Economía se ha hecho la transferencia económica a los hospitales; empezarán a ser entregados en 15 días.

Para el tratamiento del cáncer, acotó -en una entrevista el miércoles en radio Armónica-, se ha identificado algunos que hay en stock, otros no y se ha procedido a transferir el dinero.

En algunos casos, como en el hospital Baca Ortiz, les indicaron que ya hubo la compra, mientras en otros están en proceso.

Añadió que hay otro mecanismo, que es la compra directa como para los pacientes hemofílicos, pero hubo un retraso que ha sido superado.

Además, mencionó que hay compras de programas especiales como el de los pacientes con VIH, tuberculosis, lepra, malaria, que se los compra a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Fuente: El Universo