Cárcel llena y temor por robos en los barrios

0
416

Las especificaciones técnicas anotan que el CRS-Turi tiene capacidad para albergar a 2.716 personas privadas de la libertad y ahora están 2.771 reclusos.

El Centro de Rehabilitación Social, CRS-Turi, al límite de su capacidad y los frecuentes robos, son temas que mantienen preocupados a los cuencanos.

Ese temor por la presencia de bandas delictivas se acrecentó ayer cuando medios de comunicación se informaron que llegaban al CRS-Turi buses con presos traídos de otras provincias.

Diego Coba, jefe la Unidad de Contingencia Penitenciaria de la Policía Nacional, confirmó el ingreso de 76 reclusos provenientes de Babahoyo; y el domingo, 14 de Riobamba y dos de Machala, con lo que suman 2.771 internos.

Según información del Servicio de Contratación de Obras, el CRS-Turi tiene 34.350 metros cuadrados de construcción con capacidad para albergar a 2.716 personas privados de la libertad.

Cuenta con nueve pabellones divididos en de mínima, mediana y de máxima seguridad.

Delincuencia
La preocupación de los cuencanos sobre la delincuencia se refleja en letreros colocados en los barrios y publicaciones en redes sociales sobre advertencias de que “ladrón cogido será quemado”.

Gustavo Quito, abogado penalista, sostiene que el traslado de reos de otras provincias aumenta la inseguridad en Cuenca porque tras esos delincuentes están bandas que también se mudan para seguir delinquiendo.

Sobre las amenazas de los ciudadanos a aplicar justicia con mano propia, dijo que es el reflejo de la falta de credibilidad en los operadores de justicia, respuesta tardía de la Policía y los engorrosos procesos judiciales.

Dijo que es preocupante que se cumplan esas advertencias porque ciudadanos de buen vivir, pueden ser acusados de lesiones, intentos de homicidio, homicidios y otros delitos que los pueden llevar a la cárcel.

Fuente: El Tiempo