La integración de los sistemas de transporte en Cuenca está lejos de concretarse

0
855

Han pasado 12 años desde que el Municipio de Cuenca comenzó la planificación para implementar lo que hoy es el Tranvía Cuatro Ríos, y hasta ahora no ha logrado integrarlo con las otras modalidades de transporte público.

El sistema tranviario fue diseñado para que funcione como una troncal y se enlace, principalmente, con los buses urbanos, que pertenecen a la Cámara de Transporte de Cuenca (CTC).

El 22 de septiembre de 2020 la municipalidad arrancó la operación comercial del tranvía, y como una opción para iniciar el proceso de integración con los autobuses de transporte urbano, acordó con la CTC dos medidas.

La primera: que los 30 buses de la línea 100, que hacían un recorrido similar al de la ruta tranviaria, dejen de operar; y la segunda: que 11 de estos sirvan para alimentar de pasajeros a los vagones tranviarios en los extremos: norte y sur.

Manolo Solís, presidente de la CTC, explicó que para esto hicieron un acuerdo verbal con las autoridades municipales, que se comprometieron a pagar por la alimentación y a hacer un estudio para la integración.

Sin embargo, han transcurrido cuatro meses y esto no se ha cumplido, por lo que resolvieron retornar desde ayer con el servicio de la línea 100. Además este ha sido un pedido constante de las juntas parroquias de Baños y Ricaurte.

Y es que la 100 conecta estas dos parroquias, que están en el norte y sur, y además pasa por el centro histórico y por importantes equipamientos como la Feria Libre de El Arenal y la Terminal Terrestre de Cuenca.

“Necesitamos recuperar esta línea, pues era la que nos ayudaba a equilibrar nuestras finanzas, estamos al borde de la quiebra, y realmente nuestro servicio de transporte público está en riesgo…”, advirtió Solís.

Solís recordó que deben a la banca privada casi 60.000.000 de dólares, que pidieron para renovar la flota vehicular, que fue una de las 30 exigencias que hizo el Concejo Cantonal de Cuenca para aprobar el alza del pasaje a 0,30.

Esto quedó plasmado en la Ordenanza que Regula las Condiciones para el Mejoramiento de la Calidad del Servicio de Transporte Público de Pasajeros de Buses Urbanos en Cuenca y su Plan de Renovación, aprobada en julio de 2018.

“Estamos desesperados los compañeros accionistas al no saber de dónde vamos a sacar el dinero para poder pagar… Hemos llegado al punto en el que debemos decir que ya no podemos más…”, puntualizó.

Oswaldo Flores, gerente de la CTC, explicó que el cabildo ofreció firmar contratos para los alimentadores, en un plazo de 45 días a partir del inicio de la circulación comercial del tranvía, pero no ha cumplido.

“Debe existir una garantía jurídica para nosotros poder continuar trabajando en la alimentación…, dijo, y agregó que la municipalidad le debe a la CTC alrededor de un millón de dólares.

“Estamos al borde del precipicio, porque además el diésel se ha incrementado de 1,03 a 1,35, y esto significa que tenemos que pagar entre 180 y 200 dólares más cada meses por el combustible…”, agregó.

Flores igualmente aseguró que en la ordenanza consta que se debe garantizar el equilibrio económico para poder continuar con el servicio, pero esto tampoco ha sido cumplido.

Rubén Calle, asesor legal de la CTC, indicó que no hay ningún sustento jurídico ni técnico para la suspensión de la línea 100, si no que esto se debió a un acuerdo verbal.

“Con fondos públicos se está subsidiando el tranvía, que atiende no más de entre el 15 o 20% de los usuarios del transporte, qué pasa con el 80% o más que usa el transporte urbano, para esto no se establece ninguna compensación…”, dijo.

“La seguridad jurídica que establece nuestra constitución debe ser garantizada para todos los ciudadanos y el transporte, siendo un medio estratégico para el desarrollo y ciudadano también debe ser garantizado por las autoridades…”, acotó.

Para Román Matute, ingeniero civil y asesor en tránsito y transporte público, la integración entre el tranvía y los buses no debe depender de la voluntad del municipio ni de la CTC.
Pues de acuerdo con Matute, esta es una obligación que consta en el proyecto de implementación del Tranvía Cuatro Ríos y en el Plan de Movilidad y Espacios Públicos de Cuenca.

A decir de Matute, la planificación del tránsito en esta ciudad con miras a tener un sistema integrado de transporte no es algo nuevo, pues inició inclusive antes de 1996.

Ese año se concretó finalmente el Proyecto de Reordenamiento del Transporte Público en Cuenca, y un año más tarde se hizo una primera reestructuración de este servicio.

En el año 2000 se unificaron las siete operadoras de la transportación urbana de Cuenca y se creó la CTC. En 2006 se actualizó el estudio de transporte de 1999 por la empresa A & V Consultores.

Se denominó: Estudio de Actualización del Sistema Integrado de Transporte (SIT). En 2008 se implementó en los buses el sistema de pago con tarjeta: primero fue Urbania y luego Movilízate.

Matute recordó asimismo que en 2009 comenzó la construcción de las centrales de transferencia en la Feria Libre, de El Arenal; y en la Terminal Terrestre de Cuenca, que ahora prácticamente quedaron subutilizadas.

En 2013 inició la construcción del Tranvía Cuatro Ríos, que ha representado una inversión de cerca de 280 millones de dólares, con un aporte de aproximadamente un 80% de parte del Gobierno Nacional.

Respuesta

Funcionarios del área de movilidad del Municipio de Cuenca, se reunieron ayer con representantes de la Cámara de Transporte de Cuenca (CTC), que agrupa a los 475 buses urbanos de esta ciudad.

Uno de los temas tratados fue la interconexión del sistema tranviario con las unidades de transporte público, en las puntas de la ruta tranviaria, desde las parroquias Baños y Ricaurte.

Iván Carvallo, asesor de la Alcaldía de Cuenca, informó que para estas interconexiones se generará un contrato definitivo, en el que el pago se hará por kilómetro (km) recorrido.

“Lo que permitirá ir cancelando mensualmente estos valores… Para lo que se ha destinado un presupuesto aproximado de 970.000 dólares en el tranvía…”, dijo el funcionario.

Otro acuerdo fue la revisión de los estudios de los costos de operación de las unidades de transporte público hechos por la Universidad de Cuenca. “Lo que generará nuevos equilibrios económicos…”, consta en un comunicado municipal.

Fuente: El Mercurio