EMCO fue creada para controlar la riqueza del Estado, pero habría concentrado la corrupción

0
159

Fueron las denuncias de corrupción que involucraban a Hernán Luque, el exgerente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO), que ahora la Fiscalía investiga bajo el nombre Caso Encuentro las que pusieron en el ojo publico a la entidad creada en 2015.

Se le ocurrió al correísmo, supuestamente para garantizar transparencia y eficiencia. Lo que en la práctica se tradujo en la centralización del control sobre el manejo de la riqueza del Estado.

Algo de que de alguna manera ya habían logrado antes con el ministerio Coordinador de Sectores Estratégicos, a cargo de Jorge Glas.

La volvieron una especie de holding privado, que en la realidad concentró el poder, especialmente, en las manos del presidente del directorio, quien tutela los comités de las 12 empresas que EMCO tiene a cargo. Y nombra a los gerentes encargados de tomar las decisiones operativas y estratégicas.

Si hablamos en cifras, solo las principales empresas de los sectores estratégicos, como PetroEcuador, CELEC, CNEL, CNT, FLOPEC, la Empresa Nacional Minera y la Empresa Publica de Agua concentran un presupuesto de USD 9 500 millones.

PetroEcuador, por ejemplo, tiene el mayor con USD 5 721 millones. Por eso, es también la entidad a la que más han rodeado los escándalos de corrupción, bajo la modalidad de pago de sobornos a cambio de contratos.

Le sigue CNEL con USD 1 696 millones, que según un informe de la Secretaría Anticorrupción ha presentado irregularidades en los términos para la contratación de obras debido a la falta de informes técnicos.

Y CELEC con USD 976 millones, que vio crecer sonadas tramas ílicitas como la de Odebrecht.

EMCO debía, en teoría, encargarse de revisar los indicadores de gestión administrativa y financiera. Ver que los balances que estén al día y que se hagan auditorias periódicas.

Fuente: Ecuavisa