Elecciones en la FEF: ¿más de lo mismo?

0
11916
Por: Juan Pablo Campoverde

Nueva polémica en el entorno de la Federación Ecuatoriana de Fútbol y esta vez tiene que ver con las elecciones. El cálculo de votos para ganar esta contienda electoral hace que se encuentren argucias para acomodar las conveniencias de una u otra lista.

Resumamos: el estatuto de Ecuafútbol dispone que los clubes de las series A y B, además de las Asociaciones de Fútbol de Pichincha y Guayas tengan dos votos cada uno y el resto de asociaciones un voto.

Bien sea por cálculos, cabildeos o lo que sea, desde una de las listas ha surgido la posición de solicitar a la FIFA un pronunciamiento sobre este particular, toda vez que el ente rector del fútbol mundial ha instado a que el proceso de elecciones del próximo directorio se lo haga bajo la modalidad del “voto secreto”. El argumento que se sostiene por parte de los miembros de esa lista es que, si la FIFA puede disponer algo que no contempla el estatuto, también podría disponer que se cambie la modalidad de votación establecida en el estatuto de la FEF. ¿La razón? Una supuesta “discriminación” en los votos.

Argumento que tiene lógica, pero que deja entrever un evidente juego de intereses. ¿Por qué ahora si es discriminatorio y en los 5 procesos pasados no lo fue, cuando Luis Chiriboga fue electo? ¿Por qué revisan esto ahora, cuando tuvieron 5 años para analizarlo y en cualquier Congreso Ordinario, reformarlo si era el caso? Si el estatuto de la FEF no se acopla a la normativa FIFA vigente, ¿por qué no se reformó primero, para luego convocar a elecciones?

Esto es lo que le ha hecho mal a nuestro fútbol, el juego de intereses, las conveniencias. Y aquí no solo que importa quienes, sino el qué y el cómo lo quieren seguir haciendo, es decir, si en el proceso de elecciones hay planteamientos como estos, al llegar a la FEF, ¿sucederá lo mismo?

A nosotros no nos interesa quienes ganen las elecciones en la FEF. A la opinión pública lo que le interesa es una entidad con una imagen renovada, transparente, moderna, intachable y eso hay que hacerlo, no decirlo. Una acción vale más que mil palabras. (O)