Dos meses para ver reliquias del Hermano Miguel

0
631

Osamentas, documentos, cartas, hormas de zapatos, entre otras, son las reliquias del Santo Hermano Miguel que los cuencanos podrán visitar durante dos meses.

Esta muestra itinerante se abrió justamente en la Arquidiócesis de Cuenca, casa en la que nació el religioso. “Es importante que la ciudadanía sepa que aquí, Francisco Febres Cordero Muñoz vio la luz por vez primera”, dice el padre Joffre Astudillo, secretario de comunicación de la Curia.

Astudillo cuenta que el Santo Hermano Miguel no podía caminar y que en esta casa la Virgen le devolvió la movilidad de sus piernas.

La mayor parte de osamentas que arribaron a Cuenca después de 150 años, descansan en la Catedral de la Inmaculada Concepción, que también pueden ser visitadas por el público. Las reliquias fueron donadas o prestadas por algunos fieles católicos. (I)

Fuente: El Tiempo