La economía de EE.UU. se desacelera al crecer un 2,1% en el segundo trimestre

Las exportaciones cayeron un 5,2% en el segundo trimestre, afectadas por la guerra comercial con China.

0
626

La economía de Estados Unidos se desaceleró en el segundo trimestre del año. El Producto Interior Bruto (PIB) avanzó a un ritmo anual del 2,1%, según el primer cálculo anunciado este viernes por el Departamento de Comercio, lo que supone un crecimiento un punto inferior al 3,1% que marcó en el periodo precedente.

Si se confirma este dato (aún quedan dos revisiones), y sin tener en cuenta el crecimiento del 1,1% del cuarto trimestre de 2018 –afectado por el cierre del Gobierno federal en EE.UU.– el dato publicado es el peor desde el cuarto trimestre de 2015, cuando la economía del país norteamericano creció un 0,1%.

La inversión privada y la balanza comercial -afectadas por la guerra comercial- han sido las dos variables que han arrastrado hacia abajo el crecimiento del PIB. En concreto, la inversión entre abril y junio se contrajo un 5,5%, principalmente por la caída del 10,6% de la inversión en equipos. A su vez, las exportaciones cayeron un 5,2% en el segundo trimestre, mientras que las importaciones avanzaron en una décima.

Mientras, el gasto de los consumidores, que en EE.UU. supone dos tercios de la actividad económica, aumentó un 4,3%, frente al 1,1% registrado en el primer trimestre. La inversión y el gasto del Gobierno, que también han sumado al PIB en este periodo, crecieron un 5%, lo que equivale a su mayor ritmo desde el segundo trimestre desde 2009.

La Reserva Federal podría bajar los tipos de interés

La cifra de crecimiento se da a conocer una poco antes de que la Reserva Federal (Fed) de EE.UU. celebre la semana que viene su próxima reunión de política monetaria, en la que podría rebajar los tipos de interés, actualmente entre el 2,25% y 2,5%. De producirse este recorte del precio del dinero sería el primero en más de una década en EE.UU.

La economía estadounidense ha dado dispares señales sobre su estado. Por un lado, el mercado laboral mantiene su solidez, con una tasa de desempleo por debajo del 4%, en niveles no vistos en medio siglo; mientras que la inflación se mantiene contenida y por debajo de la meta anual del 2% marcada por la Fed.

Asimismo, la guerra comercial desatada con China por el proteccionismo comercial del presidente estadounidense, Donald Trump, ha aumentado la preocupación entre los empresarios, con multimillonarios aranceles tanto a la exportación como a la importación.
Trump ha insistido en que la Fed debería bajar los tipos para impulsar la actividad económica.

RTVE