El amor de los cuidadores en tiempos de coronavirus

0
496

“Dejar a la familia, a los hijos para entregarse a estos niños y jóvenes especiales, muchos sin referente familiar, es sin duda un acto de amor”, reflexiona María Lorena Tello, miembro de la directiva de la Organización del Servicio para el Socorro de los Orfanatos, OSSO.

Son 10 los miembros del equipo técnico de OSSO quienes decidieron pasar la cuarentena atendiendo a los 20 chicos, de entre 7 y 30 años, con diferentes tipos de discapacidades que van desde moderadas a muy graves.

Tello lleva nueve días en la casa, ha salido solo tres veces para buscar medicinas. “Me pongo tapaboca, un gorro, guantes y doble pantalón y chompa. Cuando llego me quito lo de arriba y me quedo con la ropa de abajo”, explica.

A más de esto usa alcohol para desinfectar sus manos antes de volver a entrar al hogar y se mantiene alejada de los chicos. “No podemos permitir que ese virus entre aquí, porque ellos son muy frágiles y con condiciones de salud”, agrega Tello quien atienda por teléfono la entrevista.

Es a través de internet todos los cuidadores mantienen contacto con sus familias, pero confiesa que el encierro les ha afectado. Ha habido algunos roces entre los trabajadores, como nunca antes, pero ella piensa que es por permanecer 24/7 con las mismas personas.

Pero siguen ahí y aunque hay algunos que prefirieron irse a casa, en OSSO se quedaron quienes tienen la vocación del servicio desinteresado.

Cuando inició la pandemia se oía mucho que el riesgo de muerte era muy alto y exclusivo de las personas de la tercera edad, pero ahora la Organización Mundial de la Salud, OMS, y el propio Ministerio de Salud Pública, han dejado claro que los jóvenes y niños no son “invencibles” para el coronavirus.

“Tengo un mensaje para los más jóvenes: no son invencibles, el virus los puede poner en el hospital por semanas o incluso matarlos”, dijo en una rueda de prensa Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

Mientras que la secretaria técnica de Gestión de Riesgos, Alexandra Ocles, informó que 55 personas que no superan los 20 años de edad dieron positivo en las pruebas de covid-19 en el Ecuador. Se trata de cuatro bebés que no cumplen el año de vida, siete infantes de uno a cuatro años; 15 niños de 10 a 14 años y 29 adolescentes de entre 15 y 19 años de edad.

Estas evidencias también alertaron a los trabajadores de la Casa Hogar Tadeo Torres quienes llevan 15 días en cuarentena dentro de la institución. Martha Navarro es miembro del equipo técnico conformado por psicólogos, trabajadores sociales, enfermeras y confiesa que estos días han sido duros para ella en el aspecto emocional, porque aunque tenía claro que estaría 15 días confinada en su trabajo, vivirlo es diferente.

Por suerte a través de videollamadas puede ver a sus hijas y eso la reconforta. Con ella están siete mujeres más y dos hombres y para todos ha sido duro dejar por tantos días a sus propios hijos en estos días de emergencia.

Pero por otro lado, están dando su corazón para que los 27 niños que pasan en el hogar, muchos sin referencia familiar, están contentos y bien cuidados. “Los niños saben que hay una emergencia por el covid-19, están al tanto de la realidad”, dice Navarro quien espera ir a casa en unos tres días.

Fuente: El Tiempo