Sancionados por salir de casa

0
376

Pese a las fuertes multas y al riesgo de ir a la cárcel por no acatar el toque de queda, hay ciudadanos que infringen la norma y luego están preocupados por lo que les toca enfrentar.

Uno de los casos que más llamó la atención y que levantó muchas voces de rechazo, surgió a raíz de la difusión en redes sociales de un video en el que se ve a dos bomberos y amigas de ellos, recorriendo las calles de la ciudad en un vehículo.

En las imágenes se observa a los jóvenes en un derroche de alegría y se escucha voces que echan de menos al toque de queda.

Sanciones
El primer organismo en reaccionar fue el Cuerpo de Bomberos, que a través de un comunicado dio a conocer que dos miembros hicieron mal uso del salvoconducto y que cometieron actos de indisciplina, razón por la cual fueron desvinculados de la institución.

Horas después la Gobernación del Azuay informó que en cumplimiento a las disposiciones del COE Nacional, referente a la aplicación de multas por el incumplimiento del toque de queda en el marco de la emergencia sanitaria por el covid-19, la Policía entregó las citaciones a los infractores.

Uno de los bomberos sancionados ofreció disculpas públicas y argumentó que fue en ayuda de una amiga que tenía problemas emocionales por los varios días de estar encerrada.
En la Fiscalía del Azuay precisaron que según el acuerdo ministerial publicado el 25 de marzo de 2020, en este caso procede la sanción económica que es de 100 dólares la primera vez y 400 dólares en caso de reincidencia.

Los individuos que cometan una tercera violación al toque de queda serán procesados por la Fiscalía, por tratarse de una sanción que implica prisión de uno a tres años.
El informe de la Gobernación anota que en el Azuay hasta ayer fueron sancionadas 31 personas, por primera infracción al incumplimiento del toque de queda.
Hasta antes de que entre en vigencia el sistema de multas, la Fiscalía procesó a 89 infractores, con lo que suma 110 personas que tienen que responder ante las autoridades por desacato a quedarse en casa .

Fuente: El Tiempo