Se revisarán los protocolos para el plan piloto del sector de la construcción

0
361

La Ministra de Gobierno, María Paula Romo, anunció la tarde del domingo 19 de abril vía Twitter que esta semana se revisarán los protocolos del piloto del sector de la construcción. “No se inicia ninguna actividad laboral aún”, escribió Romo.

Jaime Rumbea, de la Asociación de Promotores Inmobiliarios del Ecuador, considera que los servicios públicos como notarías y registros de la propiedad deben activarse de inmediato, “pues aquello no representa riesgos para la salud”, asegura.

“Son aproximadamente USD 400 millones los que están represados por la paralización de notarías, registros y municipios”, añade. La mañana del 17 de abril, Romo dio a conocer que se planificará la reactivación del sector de la construcción a través de proyectos piloto revisado estrictamente por el COE Nacional.

«No será una activación completa del sector, sino un plan piloto para ver cómo se puede plantear una reactivación paulatina de un sector que le aporta más de medio millón de empleos al país», dice Leopoldo Ocampo, presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción (Camicon).

El anuncio de la ministra Romo causó cierta conmoción en las empresas que ofertan productos ligados a la construcción, entre ferreterías y trabajadores de las obras, de acuerdo con Ocampo. “Se presentaron alrededor de 25 proyectos de los cuales el COE definirá cuáles reciben la autorización para ser parte del plan piloto”, añadió.

Según el presidente de la Camicon, organismo que congrega a 12 000 constructores afiliados, se planteó al Régimen que se incluya el trabajo por horas como opción de contratación, ya que en su sector el 38% representa al empleo formal y el 62% es netamente informal.

“En la construcción se puede contratar por días a quien instala el parket, al gasfitero que instala el sistema de agua potable, a quien instala las puertas o el sistema eléctrico, con eso le evita al constructor que esté a la defensiva desde la parte legal y se decida por una contratación”, explicó.

Otra de sus propuestas es la inclusión del contrato a plazo fijo en obras pequeñas que duren hasta tres meses, que el periodo de prueba a los trabajadores de la construcción no sea de tres meses sino de 12 meses.

Además, que se agiliten los trámites en la legalización de los proyectos y que se diversifique el crédito del Miduvi para el arreglo y ampliación de las viviendas y no solo para adquirir casas nuevas, entre otros planteamientos.

“La repatriación de capitales es otra opción que el Régimen debe analizar para plantearlo a la Asamblea Nacional. Según nuestros análisis, cerca de USD 1 000 millones están en EE.UU. y Europa ganando intereses bajos que no llegan al 2%. Ellos no traen ese dinero al país por la serie de castigos y multas que implicaría. Hay que abrir las puertas para que retorne ese capital bajo la mirada de organismos competentes como la UAFE deben dar las garantías del origen de ese dinero”, añadió.

Ocampo dice que al IESS le plantearon que de los 1 200 terrenos que tienen dentro de su catastro a nivel nacional, les permitan desarrollar proyectos inmobiliarios en una conjunción con la empresa privada, en lugar de que sean terrenos baldíos. Sobre los proyectos que analiza el COE Nacional, Ocampo explicó que en algunos se instalarán cabinas de desinfección al ingreso y salida de la obra, trabajarán en grupos pequeños dentro de la obra para evitar las aglomeraciones y que a su sector no le incomoda ajustarse a las exigencias de bioseguridad por el coronavirus, ya que dentro de la seguridad industrial a la cual recurren de forma cotidiana, el uso de guantes, cascos, overoles y chalecos es frecuente.

Para el arquitecto Mauro Cepeda, el sector de la construcción espera con expectativa los parámetros para retomar paulatinamente la reactivación, ya que la pandemia también generó cierto temor en el mercado que puede trasladarse hacia las inversiones inmobiliarias.

“La reactivación será un proceso largo que también dependerá de las tasas bancarias. Si estas bajan, las personas van a buscar involucrarse en procesos de inversión inmobiliaria”, señala. Para él, las enseñanzas del terremoto del 16 de abril de 2016 y de la crisis de octubre de 2019 pueden servir para reactivar al sector, apostando por una construcción más verde y sostenible desde el diseño de interiores.

Fuente: Diario EL COMERCIO