Cambios en políticas de WhatsApp provocan migración masiva hacia otras aplicaciones

0
2229

Los cambios en las condiciones de uso y política de privacidad de WhatsApp, han provocado la migración masiva de usuarios hacia otras aplicaciones de mensajería instantánea, tales como Telegram y Signal, que en pocos días han receptado más de 50 millones de usuarios.

El desplazamiento se debe, entre otras cosas, a un anuncio que hizo WhatsApp para asociarse a su filial Facebook y ofrecer integraciones en los productos de las empresas que están dentro de este conglomerado.

En un inicio, WhatsApp estableció su actualización para el próximo 8 de febrero, sin embargo, decidió retrasar este hecho tras dispararse “una confusión” acerca de que, si el usuario no acepta las nuevas condiciones de uso, perdería su cuenta y la app desaparecería de su teléfono.

«Vamos a retrasar la fecha en la que se preguntará a la gente sobre la revisión y aceptación de los términos. A nadie se le va a suspender o borrar la cuenta el 8 de febrero. También vamos a hacer más para aclarar la desinformación sobre cómo la privacidad y la seguridad funciona en WhatsApp», indicó la empresa en un comunicado.

Éxodo

Hasta los primeros días de enero, WhatsApp, la app de mensajería instantánea más usada en el mundo, registraba 2.000 millones de usuarios. No obstante, tras anunciar los cambios en el uso de datos, hasta la fecha ha perdido aproximadamente 50 millones de usuarios que optaron por Signal y Telegram, aplicaciones que ofrecen mayor seguridad y privacidad.

Según datos de Sensor Tower, entre el 6 y el 10 de enero, la aplicación Signal registró más de 7,5 millones de descargas en todo el mundo, que significa 43 veces más que en la semana previa. Mientras tanto, Telegram ha experimentado 5,6 millones de descargas en el mismo período, según Apptopia.

Dejar WhatsApp, pero seguir usando Facebook

En el 2014, Mark Zukerberg compró WhatsApp, para el proyecto que denominó “mantener un mundo más abierto y conectado”. Facebook tiene acceso a diversos datos privados del usuario, muchos de ellos también registrados por WhatsApp. En ese sentido, si el usuario elimina WhatsApp para mantener la privacidad de sus datos, debe también asegurarse de dejar de usar Facebook, puesto que este conglomerado todavía tendría acceso a su información privada.

¿Qué datos personales guardan las aplicaciones?

Signal: esta aplicación de mensajería instantánea y llamadas, mantiene énfasis en la privacidad y la seguridad, puesto que el único dato personal que almacena es el número de teléfono del usuario, y no lo vincula a su identidad.

Telegram: es una plataforma de mensajería instantánea que se enfoca en el envío de varios archivos y la comunicación en masa. Su función es similar a WhatsApp. Los datos personales que guarda son: contactos, información de contactos, identidad del usuario.

WhatsApp: Guarda los siguientes datos personales: identidad del dispositivo, identidad del usuario, datos publicitarios, historial de compras, ubicación, correo, contactos, interacción con productos, datos de crash, información de rendimiento, información de diagnóstico, información de pago, apoyo al cliente y otros contenidos del usuario.

Instagram: Recoge información sobre los “me gusta” que da el usuario a determinado contenido, y tiene acceso a la información de los contactos y celebridades que sigue. Todos esos datos son añadidos en una base de datos que almacena la compañía y sirve para afinar las publicidades.

Facebook / Messenger: Almacena los siguientes datos: historial de compras, información financiera, ubicación exacta y aproximada, correo, nombre del usuario, número de teléfono, contactos, fotos y videos, contenido de juegos, historial de búsqueda, historial de navegador, identidad del usuario, identidad del dispositivo, interacción con productos, señas, información publicitaria, datos de crash, datos de rendimiento, información de otros diagnósticos, datos de salud, información sobre tipos de pago, archivos de audio, apoyo al cliente, información sensible y otros contenidos del usuario.

Fuente: El Mercurio