Exfuncionaria de la Prefectura del Azuay denuncia irregularidades y violencia laboral

0
794

El miércoles 1 de diciembre del 2021 Gabriela Reinoso, exfuncionaria de la Prefectura del Azuay, fue entrevistada en radio La Voz del Tomebamba para informar sobre la denuncia de irregularidades y violencia laboral que vivió en la Prefectura del Azuay

“Hoy he informado a través de una rueda de prensa las denuncias y el oficio que ingresé el día 18 de octubre pidiendo se me dé pruebas sobre las calumnias y mentiras que hizo el señor Felipe Hernández para botarme de la Prefectura, en donde se me acusó que en el evento del Killa Raymi Pucará 2021 del cual yo era responsable supuestamente se dieron drogas a los niños. En base a esa acusación, en una reunión mantenida entre la Prefecta del Azuay, Cecilia Méndez, el señor Felipe Hernández, mi ex coordinadora Claudia Cárdenas y mis dos compañeras técnicas de turismo me acusaron de esto. Claudia Cárdenas le pidió a la Prefecta para que escuche mi versión pero no hubo derecho a réplica y ese día la Prefecta pidió mi renuncia”, indicó Reinoso, quien contó que fue despedida luego de haber sido notificada en su correo electrónico ese día.

Gabriela Reinoso considera este caso como violencia laboral porque realizaron una acusación grave al asegurar que se entregó estupefacientes a niños.  “Este es un acto de violencia. Meterse conmigo y los niños, injuriar solamente porque le tienen una bronca a una persona. Y destruir toda una coordinación de cultura y turismo que se venía armando proyectos”, dijo Reinoso al señalar que la Prefectura dio de baja un proyecto de 116 mil dólares que estaba aprobada por todas las autoridades competentes y ahora ya se realizará.

Asimismo la denunciante afirma: “Primero me acusan, luego le despiden al director de comunicación. Luego la Prefecta le dice a Claudia que ella no ha escuchado nada y después le vuelven a contratar director de comunicación y ahora es el asesor político, quien es un hombre violento. A mí me llamó a gritarme y reclamarme”, dijo al asegurar que tiene pruebas de audios y videos sobre lo denunciado.

Esto es permanente, indicó Reinoso quien mencionó en su denuncia algunos casos de presunto favoritismo en la suscripción de contratos.  “Hay varios casos de funcionarios que les tenido por tres semanas. Les han hecho venir de Quito a la secretaria de administración quien hizo ya la denuncia en las redes sociales. Otro caso es de compañeros que estuvieron tres meses y luego se les despedida porque tenía que hacer favores políticos o porque caí mal o venían con un chisme”, explicó Reinoso quien aclaró que si algún funcionario dice algo le despiden.

La denunciante señaló que los tipos de violencias que se producen son el acoso interno, persecución política, envidia y violencia laboral o institucional.  “La Prefecta ha sido violenta. Ha dicho incluso que ella ya no toma las decisiones sino sus asesores, entonces ¿qué tipo de representante tiene este momento la provincia del Azuay?”, apuntó y luego detalló que la Prefecta ha sido grosera, confabuladora, cómplice y mentirosa. “Tiene una capacidad habilísima para mentir. Tengo audios de como delante mío ha mentido y miente sin el menor escrúpulo”.

«Con acusaciones graves pero no verdaderas me despidieron», dijo la denunciante quien refirió varios casos de acoso y violencia laboral en la institución provincial. “Yo no quiero que me reincorporen en un ambiente tan violento, persecución y odio. Yo voy a iniciar las cuestiones legales y voy a iniciar una demanda donde me iré a las últimas consecuencias por la justicia y la verdad que yo tengo pese a las calumnias levantadas en mi contra. Pediré mi indemnización por calumnias de la que he sido víctima”.

Reinoso aseveró haber procedido adecuadamente con su abogado en el ámbito legal. “Les hemos dado el tiempo para que responda e ingresado un segundo oficio y aun no me responde. Más bien están armando confabulándose y haciéndose cómplices”

Respecto a temas de corrupción indicó que personas se han saltado procesos y direccionando el proyecto de festival de cine que aún no han logrado sacar. ”¿Por qué direccionan los contratos?, Si es que se da este festival de cine seria corrupto y direccionado”, sentenció la denunciante.

”Son 15 directores que han sido removidos en año. La señora Prefecta tiene un problema psicológico, porque un día te trata bien y días después te bota del trabajo. Y así ha hecho a varias personas. No hay estabilidad laboral, hay un maltrato psicológico y emocional. No soy solamente yo”, afirmó.