50% de planteles de Sierra y Amazonía solicitaron incrementar pensiones en 2022

0
262

En el régimen Sierra-Amazonía, las instituciones educativas particulares y fiscomisionales podrán solicitar el incremento de sus pensiones y matrículas hasta el 15 de agosto de 2022. El 50% de planteles ha decidido mantener los valores aprobados hace dos años.

Así lo informó Doris Guamán, subsecretaria de Apoyo, Seguimiento y Regulación de la Educación. En cualquier caso, todas las instituciones deben contar con una resolución de costos, antes del inicio de las matrículas. En ella constan los valores autorizados para las pensiones en escuelas y colegios 2022.

Andrea Garzón seguirá pagando USD 296 por cada uno de sus dos hijos, que empezarán primero y quinto de básica. Es la misma pensión del año pasado, pero le parece cara, por lo que ha considerado cambiarles de plantel.

La revisión de solicitudes toma unos cuatro días; y el 60% de planteles ya tiene sus autorizaciones de costos hasta este lunes 8 de agosto de 2022. Entre los de Quito que aún esperan autorización está el EMDI School. Su rector, Hugo Íñiguez, asegura que mantuvieron los mismos valores desde 2017.

La pensión en ese establecimiento fue de USD 658 en básica y bachillerato. Pero aplican descuentos por pagos puntuales.

El nuevo reglamento de pensiones en escuelas y colegios 2022 dice que el incremento se puede justificar por inversión en gestión, infraestructura o tecnología. En este caso es de máximo 9,5%. También para garantizar la sostenibilidad del empleo de docentes, en no más de 6,25%.

Esta posibilidad de incremento es un aliciente para los planteles particulares, señala Vinicio Aldaz, representante de la Corporación para la calidad de la Educación (Corpeducar). Esta agrupa a 40 planteles particulares del Ecuador.

Así las instituciones educativas podrán recuperarse de la situación en la que estaban, tras haber mantenido los mismos precios en los últimos años, dice Aldaz. Y recuerda que en la pandemia se aplicaron descuentos y que hay carteras vencidas de entre 12% y 15%.

Las ayudas no van a parar, asegura. Además, señala que mantienen becas a más del 5% de los estudiantes, que es lo que establece la Ley Orgánica Educativa.

Tras tres años, el Colegio Terranova sí contempló un incremento. En ese plantel de Quito, por la pandemia hicieron descuentos de hasta 25%, señala su rector, Gustavo Ramos. Además hay estudiantes que reciben ayuda económica. El costo de la pensión para el nuevo año lectivo va de USD 591 a 700, según el nivel.

El ingreso permitirá aumentar el sueldo a los docentes. Ramos asegura que en el inicio de la pandemia tuvieron que disminuirlos durante cuatro meses, pero no han podido subirlo.

Además dice que perdieron alumnos, especialmente de preescolar. “Muchos padres prefirieron que se quedaran en casa con un tutor. Eso afectó nuestro ingreso”.

Por excepcionalidad, las instituciones podrán hacer un reajuste de valores de pensiones y ma­trículas, en dos casos. Si tienen afectaciones derivadas de la crisis sanitaria y la pensión autorizada es superior a USD 400, el incremento podrá ser de hasta 10%.

También si los valores no permitan cubrir los gastos operacionales y la pensión es inferior a USD 400. El incremento será para alcanzar el punto de equilibrio.

El ISM Academy Quito decidió mantener los valores del año anterior. Tienen autorización para subir USD 10 o 20 en ciertos niveles, pero los descuentos por pronto pago hacen que los padres terminen pagando menos, asegura su rectora, Jenny Vinueza.

Por ejemplo, de segundo a décimo año, si la familia paga en los 10 primeros días del mes, la pensión autorizada de USD 424 queda en 360. A eso se suman los descuentos por diferentes tipos de becas.

María José Cruz permanece a la expectativa por saber si le subirán la pensión de su hija, que va a tercero de básica. Hasta el año que finalizó pagó USD 200 y en este deberá comprar uniformes. “La crisis no ha terminado, empeoró”.

Antes de las matrículas, los planteles debe­rán transparen­tar todos los gastos en que incurrirán los padres. Se incluyen: matrícula, pensión, útiles, uniformes, transporte, alimentación, extracurriculares, seguros, entre otros.

Si hay cobros no autorizados, el Ministerio investiga y, de ser el caso, sanciona. La institución deberá restituir los valores cobrados de manera irregular. Esto se debe denunciar a través de la página web del Ministerio, a la línea 1800-338 222, por redes sociales de la Cartera o en los distritos educativos.

El costo de la matrícula corresponde hasta un máximo del 75% del valor de la pensión mensual neta. Así consta en el reglamento de costos emitido por el Ministerio de Educación.

Para pedir un incremento, los planteles deben ingresar una solicitud en un sistema informático, con el detalle de la inversión que va a realizar y la variación porcentual.

Fuente: El Comercio