Calendario electoral amenaza a calidad de candidaturas en Ecuador, dicen expertos

0
436

La propuesta de calendario para las nuevas elecciones generales puede afectar negativamente a la calidad de candidatos que se presenten para las nuevas elecciones de Asamblea y Presidente de la República, advierten expertos. El Consejo Nacional Electoral (CNE) alista la convocatoria a este proceso, tras la aplicación de la muerte cruzada.

El organismo del sufragio convocó para este martes 23 de mayo, a las 14:00, a un consejo consultivo de las organizaciones políticas. El organismo tiene 90 días de plazo para realizar las elecciones a raíz de que el pasado miércoles 17 el presidente Guillermo Lasso disolvió el Parlamento y convocó a estos comicios anticipados.

«Esta situación tiene que ser muy bien coordinada con las organizaciones políticas porque los tiempos se han restringido totalmente. Lo que antes nosotros hacíamos en un año, en 18 meses, ahora lo vamos a hacer en 90 días», dijo Diana Atamaint, presidenta del CNE.

Propuesta de calendario

De acuerdo con la propuesta del organismo, la convocatoria a los comicios se dará este miércoles 24 de mayo. Desde allí, las organizaciones políticas tendrán 10 días para realizar sus primarias. La inscripción de candidaturas se dará del 4 a 10 de junio. Los candidatos tendrán del 10 de agosto al 17 de ese mes para la campaña, y los comicios se realizarán el 20 de agosto.

Los expertos electorales Pablo Córdova, Daniel González y Fausto Camacho, exvocal del CNE, consultados por EL COMERCIO, temen que el cronograma planteado afecte negativamente la selección de candidatos.

«Por lo general las organizaciones políticas cuando termina un proceso, mueren. Ahora les toca activar a sus directivas provinciales, cantonales, parroquiales y escogerán candidatos al azar para completar urgente sus listas. Esto va a afectar mucho en la calidad de los candidatos que vamos a tener», dijo Córdova.

El experto teme que «el nivel de candidatos que vamos a tener va a ser más bajo que en anteriores procesos, y esto significa que habrá una peor Asamblea de la que tuvimos ahora».

«Aquí las organizaciones políticas que tienen estructura en todo el país y están activas son la Revolución Ciudadana y pare de contar. El Partido Social Cristiano y Pachakutik, que son las que le siguen, tendrán que activarse en provincias que no son fuertes», señaló Córdova.

Fausto Camacho concuerda en no solo el plazo para seleccionar candidaturas resulta insuficiente, sino también que se planifique una semana para la campaña electoral. «Vamos a elegir Presidente de la República, no presidente del comité barrial, no del colegio o de una universidad. ¡Por Dios!, señaló.

Acotó que se debe dar tiempo a las organizaciones políticas para que elaboren sus planes de gobierno, que no pueden ser los mismos de los comicios del 2021, pues los problemas que enfrenta el país no son los mismos.

«Creo que en el calendario hay varios puntos críticos, que afectan derechos y la transparencia del proceso», anotó Camacho, quien cree que el CNE no está preparado, a juzgar por las irregularidades que se denunciaron en los pasadas elecciones seccionales de febrero.

Falta reglamento

Daniel González manifestó que el CNE debe definir un reglamento antes de convocar a las elecciones, ya que advirtió que en el Código de la Democracia no existen reglas suficientes sobre elecciones en caso de disolución del Parlamento.

«El Código de la Democracia establece que para ser candidato, una persona afiliada a un partido político, deberá desafiliarse 90 días antes al fin de inscripción de candidaturas. En ese sentido, por ejemplo, esa regla no podría aplicarse para esta elección coyuntural», mencionó.

González manifestó que las organizaciones políticas están obligadas a capacitar a sus militantes, pero no lo hacen sino cuando ocurre una elección. «Yo no creo que las organizaciones tengan que ahora golpearse el pecho, diciendo que los tiempos son muy cortos, tratando de que se alargue esta elección; eso no se puede hacer porque hay normas específicas. Se trata de una elección extraordinaria que el país necesita reestablecer todas sus funciones, en este caso el Parlamento, para que existan los contrapesos».

Fuente: El Comercio