Dictan prisión para Banny Molina, el destituido juez que ordenó liberar a Jorge Glas y Daniel Salcedo

0
650

El Tribunal de la Corte Provincial de Manabí dictó sentencia de un año de prisión contra Banny Molina, exjuez de Garantías Penitenciarias de Portoviejo, quien aprobó un recurso para otorgar la libertad en combo a Daniel Salcedo y Jorge Glas, sentenciados por casos de corrupción.

Banny Molina fue declarado culpable del delito de usurpación y simulación de funciones públicas, dice la Fiscalía en un comunicado.

Molina expidió el pasado 5 de agosto un recurso de hábeas corpus para el ciudadano Christian Araujo, pero «la hizo extensiva a favor de Jorge Glas y Daniel Salcedo, sin que ellos hayan presentado la acción», se quejó en su momento el presidente Guillermo Lasso.

Los tres favorecidos por Molina estaban en la cárcel de Latacunga.

Según relató a Ecuavisa el director del Consejo de la Judicatura en Manabí, Fausto Andrade, Molina había perdido su competencia para dictar sentencias desde el mediodía de ese 5 de agosto, sin embargo el dictamen a favor de Glas y Salcedo se emitió a las 16:46 de ese día.

Molina, quien trabajaba en la Unidad Especializada de Garantías Penitenciarias de Portoviejo, perdió su jurisdicción porque pesaba sobre él una suspensión.

Es que ese día un juez ya le había notificado a Molina, de manera oral, que había sido llamado a juicio en el marco de una investigación «por el supuesto delito de prevaricato, por haber ordenado en diciembre de 2018 que una sentenciada por delito de peculado cumpla la totalidad de su pena privativa de libertad en su domicilio», señaló el Consejo de la Judicatura.

«Cuando un juez se encuentra con auto de llamamiento a juicio se suspende inmediatamente la jurisdicción, es decir ya no puede seguir ejerciendo su calidad de juez», indicó Andrade a Ecuavisa.

Desde el Consejo de la Judicatura de Manabí se confirmó que entre 2019 y 2020 el juez Molina también fue suspendido porque enfrentaba un proceso penal por el delito de asociación ilícta ​​​​​​como parte de una red que extorsionaba a presos.

La orden que emitió Molina de forma ilegal no fue acatada por el sistema penitenciario y el 26 de agosto un Tribunal de Manabí declaró nula su resolución, declaró su error inexcusable, lo que en diciembre terminó por costarle el puesto ya que fue destituido por el Consejo de la Judicatura.

No obstante, otros jueces liberaron después, por separado, a Glas y Salcedo, que salieron de la cárcel en noviembre y diciembre pasados.

Fuente: Ecuavisa