El CNE proyecta un 11% de inconsistencias numéricas en elecciones

En los próximos comicios están llamados a votar 13’261.994 electores, que escogerán 11.069 autoridades, por lo que se distribuirán 81’322.179 papeletas.

0
434

El Consejo Nacional Electoral (CNE) prevé un 11% de inconsistencias numéricas en las actas para las elecciones del próximo 24 de marzo. Así lo señaló Lucy Pomboza, coordinadora de procesos electorales del CNE.

Ella aclaró que ese porcentaje ya se registró en las elecciones seccionales de 2014, en donde los votantes recibieron tres papeletas en el sector urbano y cuatro en la zona rural.

Sin embargo, no descartó que el número de inconsistencias pueda incrementarse, debido a la incorporación de la elección de los siete integrantes del Consejo de Participación Ciudadana, que implica la entrega de tres papeletas más para elegir a esas dignidades.

En los próximos comicios, en el que están llamados a votar 13’261.994 electores, que escogerán a 11.069 autoridades de entre 81.278 candidatos, se distribuirán 81’322.179 papeletas.

Además se entregarán 22’409.000 documentos electorales entre certificados de votación, padrones y actas.

Pero también hay otro contratiempo referido a las firmas de las actas que hacen los miembros de las juntas receptoras del voto.

Pomboza explicó que los “integrantes de las Juntas deberán firmar entre seis y siete actas y allí se les puede olvidar hacerlo en alguna. De pasar eso, el acta no sería válida”, apuntó.

La funcionaria recordó que en el año 2014 este tipo de inconsistencias se presentaron en el 4% de las actas y en 2017 bajó al 2%.

Esta fue una de las razones para que el CNE elimine la semana pasada el conteo rápido oficial.

La presidenta del ente electoral, Diana Atamaint, dijo que al ser elecciones seccionales, los resultados de los recintos de difícil acceso “demoran en llegar, por eso solo daremos información oficial una vez que recibamos los datos completos”, aclaró.

El consejero José Cabrera tampoco se atrevió a dar una hora exacta para la difusión al país de los resultados totales. “Este será un proceso electoral difícil”, afirmó

Proceso de escrutinio

Una vez terminadas las votaciones, los miembros de la Juntas Receptoras del Voto (JRV) sacarán todas las papeletas de la urna y las clasificarán por dignidades. “Ese proceso no demora porque todas las papeletas son de diferentes tamaños y color”, afirmó Pomboza.

Luego se realizará el escrutinio. Por eso el CNE analiza si pone un auxiliar para realizar más rápido el conteo de votos. Esto debido a la cantidad de papeletas.

Una vez terminada esa actividad, los coordinadores de mesa revisarán, junto con los integrantes de las juntas, que las actas en donde constan los votos tengan las firmas correspondientes.

Los resultados se anotarán en tres actas. La primera irá en un paquete de color rojo que las Fuerzas Armadas trasladarán a las bodegas provinciales del CNE.

La segunda, de color amarillo, será entregada a la Policía para que las lleven al punto de escaneo.

La tercera denominada acta de escrutinio de resultados y conocimiento público, se coloca en la pared de cada recinto y se entrega una copia a los delegados de los movimientos políticos.

Otro aspecto que será un reto será el escaneo de las actas, que consiste en sacar las grapas de las papeletas, escanearlas y volverlas a grapar.

El CNE se dio cuenta de que ese proceso toma mucho tiempo lo que ocasiona que se acumule el trabajo. Este inconveniente se corregirá con un asistente, quien se encargará de preparar la papeleta para que el operador se dedique únicamente a escanear y subir los archivos al sistema.

Asimismo, el departamento de procesos electorales dispuso que 4.000 digitadores a nivel nacional se encarguen de ingresar los datos.

Para Fausto Camacho, experto en procesos electorales, las inconsistencias se darían porque hay una sola urna, “Cada junta tiene 350 electores que depositarán de seis a siete papeletas. Eso también conllevaría a que aumenten las inconsistencias, retrasando así, el conteo y la entrega de resultados”, aclaró.

Ernesto Gómez, especialista en elecciones, afirmó que las inconsistencias son normales y aclaró que eso no le preocupa, “el CNE se debería centrar en eliminar toda posibilidad de los famosos apagones informáticos, ya que aquello pondría en duda la veracidad de los resultados del proceso electoral”. (I)

Fuente: El Telégrafo