Presidente Lenín Moreno asegura que el autoritarismo y la tiranía amenazan a los sistemas democráticos

El primer mandatario aseguró que el país vive un retorno a la democracia.

0
599
Desde Washington el Presidente de la República, Lenín Moreno, habló sobre la importancia de la democracia y advirtió que el autoritarismo y la tiranía pueden ser perjudiciales a los estados. El Primer Mandatario también recalcó la importancia de defender los derechos humanos, sin embargo, en Ecuador se detuvo a Ola Bini, desarrollador de software, sin motivos aparentes y en su caso hubo varias irregularidades que han sido denunciadas por abogados y entidades internacionales.

Insistió en que es indispensable asegurar tanto que las autoridades sean elegidas por sufragio como la vigencia plena de reglas que limiten el ejercicio del poder a fin de evitar males como el autoritarismo, la tiranía y las dictaduras. El pronunciamiento se dio en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Moreno, el primer presidente ecuatoriano en dirigirse ante el Consejo Permanente de la OEA en más de 17 años, aseguró que el sistema democrático es un conjunto de instituciones que deben evitar la concentración del poder y precautelar derechos individuales y colectivos, como la libertad de expresión o la alternabilidad, por lo que la concepción con la que se evalúa a los regímenes democráticos debe rebasar los conceptos netamente electorales.

“Nuestras democracias no terminan de estar bajo amenaza. A diferencia del siglo pasado, cuando la democracia era quebrantada por golpes de Estado militares, hoy se cuartea y tambalea por nuevos estilos de autoritarismo y tiranía”, aseguró Moreno.

“Por gobiernos que, pese a haber sido elegidos en las urnas, abrigan ambiciones desmedidas en la búsqueda de un poder absoluto a perpetuidad. Hasta recurren a la promulgación de constituciones y leyes que les dan la apariencia de regímenes democráticos. El perfil es similar en nuestros países: desarrollan un ejercicio arbitrario de la autoridad, exigiendo sumisión absoluta de todas las instancias a un personaje central y omnipotente, a un pensamiento único, impuesto”, agregó.

El Primer Mandatario aseguró además que el riesgo de no actuar frente a estas prácticas es que “conculcan los derechos y las libertades individuales. Socavan la independencia de las funciones del Estado. Amordazan cualquier expresión de pensamiento crítico y criminalizan la protesta social. Inútil decir que no hay lugar para el pluralismo político, para la libertad de expresión o de prensa. Solo hay un omnipresente estado de propaganda del ideario oficial y culto a la personalidad del caudillo”.

“Todo tiene su límite. Hasta la mansedumbre y generosidad de nuestros pueblos. Es esperanzador que, por ejemplo, en el caso de Ecuador, tras una década de autoritarismo y de restricción de derechos y libertades, hayamos logrado re-institucionalizar el país. Entre todos juntos hemos restablecido la independencia, autonomía y respeto por las funciones del Estado”, indicó.

Moreno declaró que las instancias como la OEA, el organismo regional más antiguo del mundo, deberían velar por la acción de los Estados para “nunca permanecer impasibles o callados ante la conculcación de la democracia. Ante la violación sistemática y generalizada de los derechos humanos. Los Estados tenemos el deber de exigir el cese de la violencia en contra de la población civil en cualquier lugar que ocurra, así como el juzgamiento a los responsables. La reparación integral y la realización de justicia para las víctimas y sus familiares”.

“La acción conjunta, ejercida en protección de esos derechos, no viola el principio de no intervención (…) En este marco se inscribe la posición que el Ecuador observa para Venezuela, Nicaragua o para cualquier país, en el que se violen o conculquen los derechos humanos”, aseguró. (BGV)

► SECOM / Ecuadorinmediato