Luis Fernando Camacho, llamado ‘Bolsonaro boliviano’, busca la presidencia

0
668

Las intensas protestas desatadas en Bolivia por las denuncias de fraude en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, que terminaron en la renuncia del presidente Evo Morales, tenían un promotor detrás, el líder regional de Santa Cruz Luis Fernando Camacho, quien pese a nunca haber participado en comicios se convirtió en el rostro de la oposición.

Luis Fernando Camacho Vaca, tildado por la prensa como «Bolsonaro boliviano» por su postura conservadora, en referencia al presidente derechista  de Brasil, Jair Bolsonaro, se perfila como uno de los candidatos a la presidencia junto al expresidente y rival de Morales en las recientes elecciones, Carlos Mesa, y el también excandidato Chi Hyung Chung, coreano-boliviano y pastor evangélico.

Los tres han confirmado su participación en las elecciones previstas para mediados de marzo.

Aunque Camacho ha condicionado su candidatura a una fórmula única que lo apoye, el empresario de 40 años, abogado y miembro de organizaciones de derecha en Santa Cruz desde hace 17 años, ya empezó a movilizarse con sus simpatizantes y con quien formaría binomio, el líder cívico de Potosí Marco Pumari.

En medio de la crisis tras la salida de Morales del poder, Jeanine Áñez asumió como presidenta interina prometiendo llamar a nuevas elecciones presidenciales.

Según la ley aprobada, a más tardar el 14 de diciembre deberán estar designados los nuevos vocales del órgano electoral y de inmediato deberán hacer la convocatoria a elecciones, y en un plazo de cuatro meses terminar todo el proceso.

Chi, compañero de contienda de Camacho, parece no estar conforme con su candidatura. «Los cívicos deben cumplir su rol de cívicos y cuando el país está en conflicto es el deber de ellos intervenir», dijo Chi a RTP Bolivia, dando a entender que ya cumplieron su función.

En tanto, a Mesa parece no importarle el ofrecimiento de Camacho de ser el candidato de consenso para hacer frente al partido de Morales. Bajo este escenario la derecha llegaría de nuevo dividida a las urnas y no lograría los votos suficientes.

La mayor debilidad del señor Mesa es que pese a ser un líder muy bien formado, uno de los intelectuales más destacados de Bolivia, no ha logrado fidelizar con la sociedad, la gente lo ve débil», dijo el politólogo Iván Arias, antes de los comicios del 20 de octubre

En tanto, la popularidad de Camacho, quien funge como presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, entidad que para los cruceños -principal bastión de oposición- es su «gobierno moral», ha ido aumentando pese a su discurso que en ocasiones ha recibido el repudio de organizaciones sociales y colectivos feministas que lo tildan de misógino y ultraderechista, registró BBC.

Camacho, tras conocerse la dimisión de Morales, ingresó al Palacio de Gobierno y dijo a toda voz que había cumplido lo que había dicho y enfatizó que «la Biblia está volviendo al Palacio Quemado» y que «nunca más volverá la Pachamama».

El dirigente desató polémica a fines de octubre, en medio de las protestas, al plantear que se elabore una «lista de traidores» al estilo del narcotraficante Pablo Escobar.

Interpol busca a Morales 

El expresidente boliviano Evo Morales, asilado en México, tiene una notificación azul emitida por Interpol para investigarlo.

Camacho y Panama Papers

Su popularidad en ascenso no se mermó pese a que a mediados de año una investigación sobre los Panama Papers lo identificó como intermediario de empresas offshore en paraísos fiscales.

Fuente: El Universo