China intenta poco a poco volver a la normalidad

0
362

China, donde en diciembre apareció por primera vez el nuevo coronavirus, intenta recuperar poco a poco una vida normal, como demuestran las cada vez más numerosas mujeres jubiladas que salen a los parques para bailar, eso sí, a distancia y con mascarilla.

Las últimas cifras indican que el número de nuevos contagios es bajo mientras Europa es ahora el epicentro de la epidemia, con estrictas medidas de confinamiento en muchos países. Tanto el número de nuevos contagios como el de decesos ha permanecido por igual o por debajo de los 21 diarios desde el pasado día 11, siempre según las estadísticas oficiales.

Fuera de la provincia de Hubei, el epicentro de la pandemia, la circulación aumenta un poco más cada día en las grandes ciudades. Los comercios, cerrados durante casi dos meses, vuelven a abrir sus puertas.

Pero la vuelta a la normalidad todavía queda lejos. La gran mayoría de los habitantes continúa llevando máscara, hay que tomarse la temperatura para entrar en un supermercado o en un restaurante, donde está prohibido sentarse frente a frente. Aunque perdura el miedo al contagio, en Pekín varias jubiladas han salido de nuevo al parque para practicar el baile en grupo, muy popular en China.

«Durante la epidemia todo el mundo tenía mucho miedo. Ahora toca relajarse» explica Wang Huixian, de 57 años, llevando una mascarilla negra. «Somos prudentes y guardamos nuestras distancias para evitar cualquier riesgo de contagio», añade Wang, mientras baila a una distancia de tres metros de sus compañeras.

Llamado a Europa

El jefe del equipo médico de expertos designado por China para combatir el coronavirus, Zhong Nanshan, instó hoy a Europa a adoptar medidas más proactivas contra el coronavirus, identificar los contagios más rápido y ser más eficaz a la hora de poner en marcha restricciones y cuarentenas.

«Creo que Europa está afrontando ahora la primera ronda de la epidemia y debería tomar medidas más proactivas. No esperen a que sea demasiado tarde y duela», afirmó Zhong en una rueda de prensa en la ciudad meridional de Cantón, en la que también resaltó la importancia de realizar más pruebas de detección del virus o proteger a los profesionales sanitarios.

«Hay países europeos que están llevando a cabo confinamientos en las ciudades. Pero la gente sale por un café, se reúnen… Así no es como funcionan este tipo de cuarentenas», dijo el prestigioso neumólogo chino, de 83 años, que jugó un papel destacado en la lucha contra la epidemia del SARS en el país asiático en 2003.

Zhong añadió que son necesarios otros esfuerzos como aislar a todos los contactos cercanos de los contagiados por la COVID-19, aunque no presenten síntomas.

Según el doctor, en la capital provincial de Hubei, Wuhan, la ciudad donde se originó el brote, la concientización sobre el virus y las medidas para protegerse eran muy bajas al principio, lo que provocó su rápida expansión y el contagio de muchos profesionales sanitarios.

Fuente: DW