La ciudad se adapta al cambio

0
364

Cuenca no es la misma en estos días. El ruido, el tráfico, el caos y hasta la calidad del aire ha cambiado; las medidas restrictivas adoptadas por las autoridades para evitar la propagación del coronavirus ha modificado el habitual ritmo de la ciudad.

La feria de ganado, que tradicionalmente se desarrolla los jueves y congrega a cientos de personas, ayer lució vacía. Un pequeño grupo de comerciantes de ganado esperaban su turno para faenar las reces que abastecerán los mercados de la ciudad.

Las pérdidas económicas para este sector son importantes. Pedro Aguirre, comerciante de ganado, comenta que hoy introdujo al camal un res pequeña, ya que la demanda de carne y más derivados en los mercados de la ciudad es mínima.

“El comercio de ganado está suspendido, la plaza vacía y la mayoría de personas en sus casas. Nos organizamos para que todos vendamos carne en los mercados, ya que entendemos que esto recién empieza y no sabemos por cuántos días se extenderá esta emergencia”, acotó.

Nueve de Octubre
El mercado Nueve de Octubre es otro de los lugares que, los días jueves, se convierte en una verdadera pesadilla para quienes transitan por sus calles aledañas. El movimiento al interior del centro de abasto es caótico y en los exteriores y calles aledañas la situación es similar; vendedores informales se toman las veredas varias cuadras a la redonda, convirtiendo a la movilidad en un verdadero problema.

Édgar Paredes, administrador del mercado, indicó que la actividad del local ha disminuido al 30 por ciento, el patio de comidas está cerrado así como varios puestos, esto debido a que no existe la demanda habitual.

“Es nuestra obligación continuar atendiendo y los comerciantes así lo han entendido, por ello a diario se abastecen de productos frescos, en una menor cantidad de lo habitual, pero existe todo para los compradores”, añadió.

Elena Farez, comerciante de verduras, indicó que toda la semana ha sido complicada. El pasado viernes y sábado mucha gente llenó los mercado, en estos días la presencia es mínima, por lo que la gente compró mucho, seguramente este fin de semana contaremos con más clientes, pero no en el número que acostumbramos debido a la emergencia. 

Fuente: El Tiempo