Los delitos disminuyen durante la emergencia sanitaria

0
516

Según la Policía, los delitos se han reducido un 94 por ciento en el Azuay, y a nivel nacional el mayor número de llamadas son para pedir el retiro de personas que
se reúnen en espacios públicos.

Las estadísticas policiales señalan que durante la emergencia sanitaria por el coronavirus bajó el índice delincuencial.
Entre los delitos registrados durante la cuarentena está de detención en Quinta Chica, de un individuo que se dedicaba al microtráfico de drogas durante el toque de queda y la captura de dos presuntos cuatreros en la comunidad La Paz de la parroquia Turi. También se registró un homicidio suscitado la noche del sábado 21 de marzo, en la avenida Huayna Cápac y Gran Colombia.

Estadísticas
Mario Castro, comandante de Policía del Azuay, señaló que algunos delitos bajaron en un 94 por ciento y otros el ciento por ciento.
Las estadísticas policiales señalan que en marzo del año anterior se registraron 19 robos a personas, este año la cifra es de dos.

Robo de vehículos en marzo del año anterior tres, este mes cero; robos a unidades económicas siete, este mes cero; robos a domicilios 11, ahora cero.
Patricio Carrillo, comandante general de Policía, informó a la prensa que antes de la emergencia sanitaria, se registraba un promedio de 20 crímenes por semana, mientras que ahora el número bajó de dos a tres.

Carrillo refirió que por temor a la propagación del coronavirus, en la actualidad el mayor número de llamados a la Policía es para pedir que desalojen a grupos de personas que no acatan el toque de queda y otras disposiciones de restricciones a la movilidad.

La Fiscalía General del Estado informa que a nivel nacional las unidades de flagrancia atienden las 24 horas del día, los siete días de la semana,
Se pide a las personas que son víctimas de violencia de género, en el contexto de la emergencia sanitaria, llamen al ECU 911. (I)
La Fiscalía General del Estado pide a las personas que son víctimas de violencia de género que llamen al ECU 911.

Fuente: El Tiempo