Rutina estudiantil cambia a clases online

0
413

Eran las 10:00 del lunes 30 de marzo 2020, Edison Chuquimarca, profesor de la materia de Física en una institución educativa fiscal, se sentó frente a sus alumnos, pero no lo hizo en su aula habitual sino frente a un ordenador y a través de una plataforma virtual.

Del otro lado, algunos de sus estudiantes estaban conectados a la red con la cual el docente imparte las clases de su materia, otros deben esperar un documento que llega a una de sus redes sociales, debido a que “no todos los estudiantes tienen buena conexión en sus zonas, por ejemplo en el área rural”, indicó Chuquimarca.

Él es uno de los 3.000 aproximadamente de docentes que laboran en el área fiscal de la zona 6, según el Ministerio de Educación. Tuvo que adaptarse a las herramientas digitales para realizar el ‘home office’ o teletrabajo tras la declaratoria de emergencia sanitaria en el país.

Herramientas clásicas como Skype, Facetime o WhatsApp, han sido la base para desarrollar el trabajo colaborativo que ahora se puede hacer con herramientas más profesionales como Teams, Zoho Remotely, Zoom, Google Drive, entre muchas más.

“A través de estas plataformas se pretende reforzar los conocimientos con los estudiantes, además de simular la hora de clases normal o en este caso ‘home school’. En mi caso la materia de Física es un poco compleja explicarla solo teóricamente, por tanto utilizo estas herramientas para la práctica”, señaló el docente.

La Zona 6 encara muchas dificultades para que los niños y jóvenes aprendan desde su hogar, con la tecnología en primer lugar. En efecto, no todos los 297.440 estudiantes de las provincias de Azuay, Cañar y Morona Santiago, cuentan con computador, y si lo tienen, no necesariamente están conectados a la red.

Gabriela Berrezueta es una de las estudiantes de secundaria que ve la medida de manera positiva “así no perdemos clases según lo planificado”, asimismo, mantiene su tranquilidad, ya que está ocupada realizando sus obligaciones educativas y, posteriormente, revisa sus redes sociales o hace actividades con su familia dentro de casa. Aunque prefiere ir a lo presencial cuándo son clases de Matemática.

Planificaciones
Con la extensión del aislamiento hasta el 5 de abril de 2020, que anunció el Gobierno Nacional, el sistema educativo se ve obligado a mantener la estrategia digital. No obstante, según indicó Cristian Cobos, coordinador zonal 6 del Ministerio de Educación, los docentes se encuentran realizando las planificaciones según los cronogramas a través del teletrabajo.

“La página web, con otros medios radiales y televisivos, también se imparten conocimientos a los estudiantes a nivel nacional y con la extensión del aislamiento, la medida continuará”, aclaró.

Cobos recordó que si bien hubo pérdidas de días, sobre lo pasado en octubre 2019, tiempo que por 11 días no hubo clases presenciales, se reestructuró el cronograma; mientras que ahora la situación sería diferente.

“Al momento que se retorne a clases, se considerarán algunas modalidades, como hacer un currículo compactado, es decir hacer la agrupación de una serie de materias”, acotó y ejemplificó: en lugar de recuperar 30 días que está suspendido el sistema educativo, se recuperarán ocho o 10 días, “fue un ejercicio que se hizo cuando fue el terremoto en Manabí”.

La otra alternativa es pensar en posibilidades de clases presenciales o clases asistidas como refuerzo, pero eso se valorará una vez que se retorne.

Universidades
Las universidades también se adaptaron a plataformas virtuales, en una carrera contrarreloj. La Universidad del Azuay retornó a las clases online, al igual que la Universidad Católica de Cuenca. Mientras que el Concejo Universitario de la Universidad de Cuenca resolvió que las actividades académicas y administrativas presenciales se reiniciarán el 4 de mayo.

Fuente: El Tiempo