Investigan errores en la entrega de cuerpos en el país

0
753

La Fuerza de Tarea Conjunta conoce tres casos de mal manejo de cadáveres durante la crisis. Jorge Wated ha insistido que el grupo que lidera no es responsable del manejo de morgues.

enizas de su madre el 11 de abril de 2020; al menos así lo creía hasta que ingresó a la página web www.coronavirusecuador.com. Ahí escribió el nombre de su progenitora, Lilian Cedeño Espinoza, y apareció que su cuerpo había sido sepultado en el nicho PP-15-801-F02-34, en el cementerio Parque de la Paz, en la parroquia La Aurora en Daule.

En ese camposanto, hasta el lunes 27 de abril fueron inhumados 370 cuerpos y 919 fueron sepultados en la parroquia Pascuales, norte de Guayaquil.

Ahora no sabe realmente si los restos de su madre están en el cofre que tiene en casa o en el cementerio. Jorge Wated Reshuan, titular de la Fuerza de Tarea Conjunta encargada de la recolección de cadáveres durante la emergencia sanitaria, denunció el hecho en la Fiscalía de Guayas.

En el documento se precisa que el 27 de marzo la mujer llegó sin vida al hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, de los Ceibos, norte de Guayaquil.
Los familiares contrataron los servicios del IESS para que cremaran el cuerpo de Lilian, de 58 años, y recibieron un cofre con cenizas. “Como diligencia principal solicitamos la exhumación de los restos donde supuestamente reposa la señora Lilian Cedeño Espinoza (…) con la finalidad de hacer las prácticas necesarias que determinen la identidad”, consta en la denuncia.

Este no es el único caso de irregularidades en entrega de cadáveres. El 27 de abril, Francisco Ceballos, gerente del Hospital de Especialidades Guayaquil, doctor Abel Gilbert Pontón, también presentó una denuncia por un caso similar, donde su familiar dada por muerta, resultó estar viva en el hospital. (I)
Tras ingresar al hospital la familia de Alba Maruri supo de su muerte. Luego de 28 días se les dijo que estaba viva.

Fuente: El Tiempo