Ciclorutas emergentes se activan en el casco urbano

0
827

las bicicletas se han convertido en uno de los medios de transporte más populares en la ciudad. Esto implicó la adecuación de ciclorutas emergentes para una movilidad segura.

Debido a la emergencia sanitaria generada por el covid-19 y en ese contexto, la Dirección de Movilidad del Municipio de Cuenca inició la implementación de un plan de emergencia de ciclovías para la ciudad.

Según Guillerme Chalhoub, director municipal de Gestión de Movilidad y Transporte, en Cuenca actualmente hay 17 kilómetros de ciclovías, seis de bici acera y 23 de sendas compartidas.

Durante las dos últimas administraciones, estas ciclovías fueron implementadas para que los usuarios las utilicen con las seguridades necesarias.

No obstante, hasta antes de la emergencia sanitaria por el coronavirus, solo un dos por ciento de la población estaba activa en la utilización de la bicicleta como medio de transporte, priorizaban más el vehículo particular, por encima de la caminada o el transporte público.

En estos últimos meses el índice de uso de la bicicleta ha tenido un repunte de entre un ocho y 10 por ciento, al ser uno de los medios más seguros que aportan en el distanciamiento social.

“Las condiciones en las que vivimos van a impulsar que más personas usen este medio de transporte, que incluso van a dar un respiro al transporte público y masivo”, acotó.

Bici Pública
En la ciudad hay aproximadamente 14.700 usuarios de bicicletas, según la Empresa de Movilidad, EMOV, que dispone de un estudio hecho en 2018.

La entidad, tras el levantamiento progresivo de algunas actividades en la ciudad, reactivó su sistema de Bici Pública como medio de transporte favorable para el proceso de distanciamiento.

Daniel Sarmiento utilizó desde su celular la aplicación para pagar dos viajes de 30 minutos cada uno, tiempo en el que circuló por la avenida Solano, Remigio Crespo y culminó en las calles centrales. “Es mejor usar la bicicleta y así realizar los trámites bancarios y otros pedidos. Es la mejor opción que tenemos ahora”, expresó.

Según Verónica Hormazabal del departamento de Movilidad no motorizada de la EMOV, actualmente el número de viajes ha incrementado a 120 por día, antes se registraban 60 viajes por día, aproximadamente; mensualmente son más de 200.000 viajes.

Tras la reactivación del programa Bici Pública, el personal no motorizado realiza los controles en las rutas de la ciclovía para que no exista obstáculos que afecte la libre circulación de los usuarios y peatones.

En el caso de que no se cumpla el retiro inmediato de un vehículo en zona no permitida, el personal emitirá la respectiva infracción.

Ciclorutas emergentes
El proyecto nace como parte de las actividades de los planes de seguridad, según explicó Hormazabal, quien agregó que son ciclovías que se están implementando en los sectores de El Ejido, Totoracocha y el Centro Histórico, que son los sectores de mayor viajes tienen los usuarios.

En este último sitio, según la técnica de la EMOV, la Dirección de Áreas Históricas debe dar la aprobación al estudio presentado por la Dirección de Movilidad para la implementación de las mismas.

Una de las ciclovías estaría ubicada en la Calle Larga. Una de las que ya se puede utilizar está en la bajada de Todos Santos, donde ya se señalizó.

Las exigencias son el uso obligatorio de la mascarilla, guantes y alcohol o gel antibacterial al iniciar y terminar el viaje. Además, mantener el distanciamiento social de dos metros.

El alcalde Pedro Palacios recalcó que Cuenca está encaminada hacia una movilidad sostenible e inclusiva y como parte de la Ordenanza está planificar y diseñar ciclovías, ciclo carriles, sendas de uso compartido, bici-estacionamientos, aceras seguras, entre otras acciones que permitan brindar al ciclista y al peatón su movilidad, en espacios señalizados y sin barreras arquitectónicas.

Fuente: El Tiempo