La llegada del nuevo año está marcada por la esperanza

0
595

El 2020 provocó afectaciones a la salud mental, más de 50.000 personas recibieron asistencia en línea por parte del Ministerio de Salud Pública debido a cuadros de ansiedad o depresión derivados de la pandemia, la mayoría de ellos adultos de entre 30 y 65 años que se enfrentan el 2021 con más dudas que certezas sobre lo que traerá el nuevo año.

La llegada de las vacunas, un cambio en la dirección política del país y las expectativas económicas provocan ansiedad en la ciudadanía, comenta la psicóloga clínica Daniela Maldonado, quien sostiene que el cambio de año puede ser un buen pretexto para un cambio de actitud.

“Cuando quemamos el monigote, prendemos velas, comemos las uvas, nos ponemos ropa especial, representamos en nosotros la necesidad de una renovación y ese impulso puede ser positivo para enfrentar nuestras cargas emocionales”, comenta la profesional.

Por su parte, el especialista en psicología, Felipe Cáceres, sostiene que hay que ser resiliente, es decir irse adaptando a la nueva normalidad sin dejar de establecerse sueños y metas a cumplir en el 2021, como una forma de superar las frustraciones y tener un empuje para seguir adelante.

Ambos profesionales insisten en que, en los casos de pacientes con cuadros de depresión, conducta suicida o trastornos compulsivos, más allá de un abrazo o un consejo siempre es necesaria la ayuda de un profesional para superar sus problemas de salud mental.

Consejos

Cáceres resume en 5 puntos las recomendaciones que se pueden tomar para recibir el 2021 de una manera sana emocionalmente.

Adaptarse a la nueva realidad y ponerla a nuestro favor, trabajar en la empatía hacia los demás y ayudar al prójimo, mantener metas de superación personal, asumir un pasatiempo productivo como rutinas de ejercicios, y mantener el cuidado en la salud son los consejos del profesional.

Recalca que si bien la pandemia continúa presente, para el nuevo año contamos con mucha más información sobre el virus y nos hemos ido adaptando a una nueva normalidad, por lo que contamos con herramientas para enfrentar la pandemia.

Maldonado sostiene que emocionalmente es sano tener metas y sueños en la vida profesional, personal o académica.

“El virus no se habrá acabado pero tampoco nosotros, es importante seguir viviendo, seguir luchando, mantener metas que lograr, sueños que cumplir y asumir el nuevo año como una oportunidad” sostiene la psicóloga.

Fuente: El Mercurio