El sector turístico está a la expectativa de conocer las disposiciones para el feriado de Carnaval

0
446

Aún es incierto lo que sucederá con el feriado de Carnaval, que cada año suele mover a miles de personas. La decisión está, tanto en el Comité de Operaciones de Emergencia nacional como el cantonal. Por el momento no hay ningún pronunciamiento, que dependerá de los contagios de COVID-19 y la ocupación de los hospitales.

De ello está expectante el sector turístico de Cuenca, que espera mejorar su situación económica, fuertemente golpeada por la emergencia sanitaria.

A pesar de los resultados negativos de los últimos feriados, celebrados en medio de la pandemia, para Juan Pablo Vanegas, presidente de la Cámara de Turismo del Azuay, tienen la esperanza de que aumenten los visitantes.

“Esperamos siempre en estos feriados que haya un repunte, aunque hay que tomar en cuenta que este mes ha sido bastante complicado para el sector. Hemos bajado la ocupación hotelera a mínimos nunca antes vistos”, explicó Vanegas a diario El Mercurio.

Para contrarrestar los números ínfimos se han establecido campañas publicitarias,con el afán de atraer a turistas locales y nacionales.

En ellas ha participado la Fundación de Turismo para Cuenca, cuyo objetivo es romper con la estacionalidad de las visitas, es decir, no esperar a que llegue un feriado para tener a turistas en la ciudad.

Angélica León, presidenta de la fundación, explicó que ahora se busca las visitas durante los fines de semana. Para esto ha habido un especial énfasis en los mercados de Guayas, El Oro, y últimamente de Manabí. En Quito también está la presencia de las campañas. No obstante, la respuesta es menor en comparación con las provincias vecinas.

“La gente está viniendo los fines de semana. Queremos que se empiece a generar esta dinámica de que la gente puede disfrutar de un destino bioseguro, tranquilo, que no solo ofrece un tema cultural sino la naturaleza y las parroquias rurales”, dijo León.

Sin eventos

La presidenta de la Fundación de Turismo para Cuenca, institución que tiene mucha injerencia en el Carnaval cuencano, explicó que el feriado que se avecina está regido a dos situaciones: a las elecciones presidenciales y la emergencia sanitaria.

Aun así, hay algunas ideas ya planificadas: en primera instancia se tiene pensado llevar a cabo activaciones en algunas casas patrimoniales de la ciudad, con aforos reducidos; además, se promocionará a la gastronomía carnavalesca a través de las redes sociales para atraer a los turistas de las provincias vecinas.

En cuanto a eventos más grandes este año no se realizará ninguno por la emergencia sanitaria, como el tradicional “Jueves de Compadres”, que el año anterior atrajo a más de 12 000 personas.

Para suplirlo, hay la idea de realizar un acto simbólico sobre el Jueves de Compadres, con la esperanza de que el próximo año se reedite.

Fuente: El Mercurio