En Cuenca hay 30 casas patrimoniales en riesgo de destrucción

0
787

La Comisión de Áreas Históricas y Patrimoniales detectó 30 bienes patrimoniales en riesgo de destrucción en el casco histórico de Cuenca, que de no ser reparadas o reclamadas por sus dueños pasarán a un proceso de incuria que puede terminar en el traspaso del inmueble a la Municipalidad.

Así los señala el concejal Omar Álvarez, quien es parte de la Comisión, quien comentó que varios de estos inmuebles se encuentran en destrucción por abandono de sus propietarios, y en algunos casos nadie se ha hecho responsable por la propiedad.

“Parece increíble pero en Cuenca tenemos casas patrimoniales que no tienen dueño ya sea porque sus propietarios originales fallecieron sin herederos o porque nadie se ha acercado al Municipio a reclamar su propiedad” comenta.

Una de estas casas es la antigua cervecería ubicada en la calle Abraham Sarmiento, entre la Avenida de las Américas y Antonio Vega Muñoz, un bien sobre el que se recibió una denuncia de destrucción por abandono.

Técnicos de la Dirección de Áreas Históricas y Patrimoniales informaron que el inmueble “está en ruina”.

La casa pertenece a tres herederos que no han presentado justificación por los daños por lo que se estudia la posibilidad de declarar la incuria y que el bien pase a manos municipales. Su avalúo bordea los 65.000 dólares.

El abogado Santiago Maldonado explica que la Ley de Patrimonio Cultural indica en su artículo 18 que la incuria “será castigada con el decomiso de la obra si existiere peligro de su destrucción”.

Explica que en caso de que el Municipio lleve adelante el proceso, la indemnización para los propietarios es del 25 % del avalúo del bien.

Jonathan Guamán es heredero de una casa patrimonial en el Centro Histórico. Comenta que en varias ocasiones ha intentado intervenir en la readecuación pero “los trámites son un dolor de cabeza y la inversión en recuperar una casa antigua son muy altos”.

El concejal Álvarez indica que la Comisión está consciente de los problemas económicos con los que se encuentran los propietarios de los bienes para restaurarlos, por lo que trabajan en una normativa que le permita al Municipio brindar su ayuda en la conservación de los inmuebles.

Fuente: El Mercurio