Inconformidad con pasaje rural en Azuay

0
710

Plantean volver a analizar valores y que se sancione a conductores que agreden a pasajeros.

Usuarios de buses interparroquiales expresan su descontento por las nuevas tarifas que se aplican en dichas unidades. Afirman que es necesario que el Concejo Cantonal analice de mejor manera este asunto, dado que, en algunos casos, las tarifas a lugares lejanos tienen un costo menor en relación al que se cobra a sitios cercanos.

Así por ejemplo, hacia el centro de Quingeo, la tarifa varía entre 75 centavos y 1 dólar, de acuerdo con la ruta que tome el bus (por Santa Ana o Cumbe, respectivamente). En este caso, el valor no habría cambiado. Sin embargo, en rutas más cercanas como Chilcachapar (Tarqui), el costo por pasaje es de 65 centavos, cuando antes costaba 50 centavos.

“La gente del campo no tenemos dinero, no hay trabajo ni nada (…) Antes, el pasaje costaba 50 centavos y ahora están cobran- do 65. Cuando llegó la pandemia se dieron el lujo de cobrar 50 centavos desde Tarqui hasta Chilcachapar y cobraban a la mala. Acepto que cobren hasta 60 centavos, que por lo menos cinco centavos quede para algo”, dice Rosa Zhagüi.

Con ella coincide María P., otra ciudadana que viaja hacia Zhizho (Cumbe). Ella denuncia que ciertos conductores son agresivos y no respetan las tarifas establecidas. La parada mínima tendría un costo de 50 centavos, afirma. Además, no aplicarían descuentos (media tarifa) para estudiantes y personas de la tercera edad o con discapacidad.

“No estamos de acuerdo con estas tarifas. No tenemos trabajo y no tenemos de dónde sacar. Los “cumbeños” cobran 60 centavos, sean niños o mayores, y ni siquiera dan un servicio bueno. Cierran las puertas hasta que paguen los 60 centavos; tres veces me han hecho eso. Yo viajo con mi hija que está en la escuela, a ella también le cobran 60 centavos. La tarifa mínima han puesto de 50, eso es un abuso”, dice la ciudadana.

Cosa similar ha ocurrido con Antonio Tenecota y María Naula, usuarios de la tercera edad, quienes viajan constantemente hacia Quingeo. Ellos cancelan 50 centavos por cada pasaje, pero indican que en varias ocasiones han sido víctimas de agresiones (de parte de los conductores), cuando han reclamado por ese derecho.

“Presentamos la tarjeta de la tercera edad para pagar el medio pasaje y a veces nos mandan empujando, imagínese. Nosotros vivimos en Baños, pero siempre viajamos a Quingeo. Los conductores son bravísimos”, afirma Tenecota.

Así también, una ciudadana que prefirió mantener en reserva su nombre, sostuvo que hace unos días, dos niñas abordaron un bus desde el centro de Quingeo hacia el sector de Macas. Ella comenta que el conductor exigió pagar un pasaje de 50 centavos a cada menor, pero que una de ellas solo tenía 30 centavos, y por eso le dijo que no podía bajarse del bus si no cancelaban la totalidad del pasaje que pedía.

“Son niñas, tienen que pagar la mitad del pasaje. El conductor amenazó con no dejar que la niña se baje si no cancelaba los 50 centavos. Las niñas se pusieron a llorar”, relata.

Otro punto que observan los ciudadanos es que se vigile el cumplimiento de las medidas de bioseguridad dentro de las unidades, pues refieren que algunas unidades van llenas y no se garantiza el distanciamiento social, en especial, durante las mañanas y tardes. (LCH) – (I)

«Las tarifas no son definitivas»

Diego Morales, presidente de la Comisión de Movilidad del Concejo Cantonal, sostuvo que las tarifas que se aprobaron son temporales y se establecieron de acuerdo a un estudio que realizó la Dirección de Gestión de Movilidad. Sin embargo, está listo el presupuesto para contratar un nuevo estudio que analizará más variables y con base en ello, se establecerán las tarifas definitivas para las 70 rutas que cubren los buses interparroquiales.

Morales recordó que para atender los reclamos de los usuarios, se ha creado el “Comité Multisectorial”, conformado por representantes de la Alcaldía, del transporte y de la ciudadanía. No obstante, en la primera convocatoria, que tuvo lugar el mes pasado, no se acercó ningún representante de las parroquias.

El pasado viernes se hizo una nueva convocatoria, por lo que Morales llamó a participar. Los interesados tienen un plazo de 15 días para presentar los documentos que indica la ordenanza para la Participación Ciudadana.

Respecto a los abusos en los cobros de pasajes y en caso de agresiones, Morales sostuvo que los usuarios deben llamar gratuitamente al 157 de la Empresa Municipal de Movilidad (EMOV EP) para denunciar estos hechos.

Fuente: El Mercurio