Asambleísta Bruno Segovia: “Acá no hay ideologías, acá hay intereses mezquinos. Es una banda realmente, más que políticos son una banda”

0
487

 

En una entrevista con radio La Voz del Tomebamba Bruno Segovia, asambleísta por el Azuay, se refirió a la votación de la Ley Orgánica para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal o reforma tributaria registrada el reciente fin de semana en la Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional no aprobó, negó ni archivó el proyecto de ley urgente de Ley Orgánica para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal o reforma tributaria remitido por el Ejecutivo. La votación se desarrolló en la sesión del pleno de la tarde de este 26 de noviembre.

Inicialmente, se planteó una moción para aprobar el informe de mayoría para segundo debate que se elaboró en la Comisión de Desarrollo económico. Este no logró los 70 votos que necesitaba en el pleno; apenas alcanzó 30 que llegaron de la Bancada del Acuerdo Nacional (BAN) y sus aliados.

La moción para archivar el proyecto de ley no recibió los votos de mayoría que se necesitaban para hacerlo. De los 137 asambleístas presentes, 53 votaron por archivar el proyecto, 3 votaron por no hacerlo, y 81 se abstuvieron de votar. La mayoría de abstenciones vino de los asambleístas que conforman la bancada correísta de la Unión por la Esperanza (UNES) —la más numerosa de la Asamblea—, y causó reacciones negativas por parte de organizaciones políticas como el Partido Social Cristiano (PSC) y la Izquierda Democrática (ID). Las organizaciones hablan de un supuesto “pacto” entre el correísmo y el gobierno de Guillermo Lasso.

Además, la ley no solo ya entró en vigencia sino que además entró íntegramente tal como lo propuso el Presidente, sin ninguna modificación. La reforma tributaria le permitirá al régimen tener un respiro económico en los próximos dos años y recaudar $ 1.900 millones.

La aprobación de la Ley Orgánica para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal tras la Pandemia COVID-19 ha causado polémica en el país. A pesar de que el Pleno de la Asamblea Nacional no la aprobó por mayoría de votos, la ley sí entró en vigencia.

81 asambleístas se abstuvieron, y eso es calificado por legisladores como un pacto entre la bancada de UNES y el sector del Gobierno y sus aliados. “Acá no hay ideologías, acá hay intereses mezquinos. Es una banda realmente, más que políticos son una banda”, expresó Segovia, quien agregó: «Esta es una traición al pueblo ecuatoriano de parte de la bancada de UNES. Votamos por el archivo de la ley, no nos extrañemos que hayan traslados a la Cárcel 4. Por eso promovemos la tercera vía junto a Yaku Pérez».

En la sesión plenaria n.º 743 se cocinó un pacto político entre el correísmo y el gobierno, cuyo resultado y costo político se verá en las próximas semanas, y tiene relación con temas judiciales y el interés del Gobierno por enfrentar la crisis económica con la aplicación de nuevos impuestos. Esa es la lectura generalizada que existe entre varios legisladores incluyendo a Segovia.

La nueva ley económica que tiene previsto recaudar 1.900 millones de dólares en los primeros 2 años de vigencia, es muy parecida al proyecto de la Ley Creando Oportunidades que fue presentado por el presidente Lasso en septiembre de este año, pero que no fue calificado por el Consejo de la Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional porque planteaba reformas económicas, tributarias y laborales. El CAL dijo que ese proyecto no cumplía con el principio de unidad de materia, que ordena que el contenido de la ley debe ser sobre un mismo tema. A diferencia de ese primer proyecto, la aprobada Ley Orgánica para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal tras la Pandemia COVID-19 plantea reformas sobre todo económicas. Se prevé que el gobierno presente otros dos proyectos de ley a la Asamblea Nacional que abarquen otros temas que se plantearon en el proyecto de la Ley Creando Oportunidades.

“No vamos a votar por una ley que nuevamente se reedita la ley de fomento productivo, se condona alrededor de dos mil millones de dólares a los morosos, a los que no pagan impuestos pero se castiga a la clase media y a los microempresarios”, indicó Bruno Segovia, asambleísta por el Azuay, al referirse a la votación de la Ley Orgánica para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal.

Segovia manifestó que mira esta situación con preocupación e indignación ante los discursos suscitados en el pleno de la Asamblea Nacional. “Estoy indignado al ver cómo se dan dobles discursos, se dice defender al pueblo pero se pacta por detrás en los últimos segundos. Esta nefata ley pasa por la actitud deliberada del bloque de UNES.