Todos los alumnos regresan a las aulas en la Sierra-Amazonía

0
374

Padres, docentes y estudiantes ven este día con optimismo. En el régimen Sierra-Amazonía, todos los estudiantes vuelven a las aulas, de la misma forma que antes de aquel 12 de marzo de 2020: sin restricción de aforo y en todos los niveles. La única diferencia, ­coincide la comunidad educativa, es que los cuidados que se ­aprendieron durante la pandemia deben mantenerse.

Amanda Vaca considera que en este punto de la pandemia, la asistencia al 100% es positiva para sus hijos Andrés y Valentina. Ambos están en una institución fiscal de Quito, en octavo y primero de básica, respectivamente.

Además de que el aprendizaje es deficiente desde casa, la madre de familia enfatiza en que a los chicos les hace falta socializar. El peligro de contagio, dice, le preocupa menos que antes. “En todo este tiempo ya se acostumbraron a usar mascarilla y aprendieron la importancia de llevarla puesta”.

Con corte al 3 de marzo, el Ministerio de Educación registra que a escala nacional 1,9 millones de estudiantes retornaron a clases presenciales. Actualmente, los alumnos del régimen Costa están de vacaciones. Entre ellos hubo 1 196 casos positivos de covid-19.

Santiago Zambrano, docente de un plantel fiscal de Quito, señala que en su institución se han enterado de pocos contagios. Él se imaginó que el retorno podría ser grave, ya que la institución tiene una gran cantidad de estudiantes y poco espacio en algunos salones. Pero no fue así, asegura.

La presencialidad con los alumnos que asistieron de manera voluntaria hasta el viernes ha sido positiva, dice el maestro. Pero considera que es mejor que todos estén en las aulas. “Si unos asisten y otros no, es más complicado realizar un pequeño trabajo que reemplace lo que no hicieron durante todo el primer quimestre”.

Valentina, de tercero de básica, dice que prefiere ir a la escuela todos los días para aprender mejor. A ella no le fue mal en clases virtuales, cuenta, pero “en la escuela se aprende a leer bien”.

La presencialidad total permitirá hacer un diagnóstico real de cuestiones académicas y emocionales, señala el profesor Edwin Robles. Mas, él ve también un reto: hacen falta recursos tecnológicos en instituciones fiscales como en la que él labora.

Señala que en las aulas es importante mantener los recursos digitales a los que los alumnos ya están adaptados. “Nos toca acomodarnos para no perder lo ganado en la virtualidad”.

El Ministerio de Educación informó que determinará, cuando sea pertinente, implementar planes de contingencia en instituciones educativas seleccionadas. Se refiere a estrategias para garantizar la continuidad del servicio educativo para estudiantes que están matriculados en instituciones educativas que, por deterioro de la infraestructura o una asignación superior al aforo máximo de estudiantes por aula, no pueden retornar en jornadas completas a la presencialidad.

Las autoridades también han reiterado que algunos casos serán analizados de manera par­ticular. Estos corresponden a los alumnos que no puedan asistir de forma presencial, por razones de vulnerabilidad debidamente justificadas. Los padres de familia deben comunicar estas situaciones a la institución educativa.

En el régimen Costa-Galápagos, el Ministerio de Educación aprobó Planes Institucionales de Continuidad Educativa (PICE) hasta el final del año escolar 2021-2022, que concluyó a inicio de marzo. La Cartera del ramo anunció que el retorno 100% presencial a escala nacional sería en el mes de mayo, con el inicio de un nuevo ciclo lectivo en este régimen.

Fuente: El Comercio