Incidentes violentos ocurrieron en cárceles de Quito y Santo Domingo

0
389

Una alerta de motín se generó en la cárcel de El Inca, en Quito, este lunes 18 de julio de 2022. Este hecho fue confirmado por el Servicio Nacional de Atención Integral a Privados de la Libertad (Snai).

Unidades tácticas de la Policía Nacional se desplazaron a ese centro carcelario tras conocer el hecho. Según la Policía Nacional, uniformados ya lograron controlar el incidente.

“Al momento, la situación está controlada. Las unidades especiales se encuentran en el punto, más adelante se enviará más información”, indicó la entidad de seguridad.

Además, en horas de lal tarde de este 18 de julio también se registró otro incidente violento en la cárcel Bellavista de Santo Domingo de los Tsáchilas.  A través de sus redes sociales, el SNAI aseguró que se registra una riña al interior de ese centro de rehabilitación social.

Tras conocer la riña en la cárcel de Santo Domingo, esa entidad señaló que “solicitó apoyo inmediato de la Policía Nacional, Fuerzas Armadas y Ministerio de Salud Pública”. El Snai ofreció entregar más información sobre ocurrido en la cárcel de Quito y Santo Domingo.

En este 2022 se han registrado motines y riñas similares en ambas cárceles. Por ejemplo, una alerta se registró en la cárcel de El Inca el 25 de abril.

Según informó el Ministerio del Interior, 15 internos resultaron heridos. De ellos, 14 estuvieron estables de salud y uno fue llevado a un centro asistencial por las heridas en sus tendones.

Según las primeras investigaciones, ese hecho violento ocurrió por un enfrentamiento entre dos organizaciones delictivas, que se disputan el poder en ese centro carcelario.

Por otra parte, en la cárcel de Santo Domingo hubo una masacre la madrugada del 9 de mayo del 2022.  En esa ocasión, 44 personas privadas de libertad fueron asesinadas durante un amotinamiento.

La mayoría de reos fueron asesinados con armas blancas o armas cortopunzantes en celdas y pabellones. Según cifras oficiales, también hubo 10 presos heridos.

Fuente: El Comercio