Este año Azuay duplica la cantidad de hectáreas quemadas por incendios forestales

0
288

La cifra asciende a 1 400 hectáreas en comparación al año anterior que no superó las 700 hectárea según, informó el Coordinador Zonal 6 del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, Milton Benítez, en una entrevista para radio La Voz del Tomebamba.

El Coordinador Zonal 6 del SNGRE lamenta la falta de conciencia ciudadana frente a este mal endémico que tienen la provincia. “Este año ha sido un año en el que rompimos el récord porque el año anterior tuvimos aproximadamente 800 hectáreas que se quemaron en el Azuay, hoy ya vamos con 1 420 hectáreas aproximadamente en aquel lamentablemente todos estos incendios se deben a un 99% a la culpa de la mano del hombre”, dijo Benítez.

El cantón que más hemos tenido mayores incendios el cantón Cuenca con 720 hectáreas y le siguen Paute, Sígsig, Oña, Nabón y Gualaceo, territorios que poseen una cantidad importante de vegetación. Incluso, todos cuentan con áreas de bosque y vegetación protectora., según el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE).

Las parroquias Molleturo, Chaucha, Sayausí y San Joaquín, con pajonales en las zonas altas y que son parte de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Cajas (PNC), son las más sensibles y recurrentes a las quemas.

Al ascender a Can-Can, Soldados, Bellavista, Chacanseo y Pavaurco se observan las ennegrecidas montañas. Por estas comunidades ahora vuelan pocas aves y ya no se ven venados, dice Guido Eras, de Can-Can.

Para Milton Benítez, la fragilidad de estos territorios responde a que están expuestos a recibir a turistas. Además, entre los campesinos se mantiene la creencia de que las quemas atraen las lluvias durante la temporada seca.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP), en su artículo 246, sanciona con prisión de uno a tres años a quien provoque directa o indirectamente incendios o instigue a realizarlos en bosques nativos, plantados o páramos. Si en consecuencia de este delito, se produce la muerte de una o más personas, la sanción es de 13 a 16 años de cárcel.