Despiden a dos policías más de Memphis tras la paliza mortal que sufrió Tyre Nichols

0
455

Las consecuencias de la paliza mortal que Tyre Nichols sufrió a manos de la policía incluyen el despido de dos agentes de Memphis, a medida que aumentan los llamados para que se presenten cargos penales contra más uniformados y la reforma de la policía en todo el país.

El sexto agente en ser despedido, Preston Hemphill formaba parte de la unidad SCORPION, ahora disuelta, según confirmó a CNN una fuente familiarizada con su misión. “Fue relevado de sus funciones junto con los demás agentes», declaró este lunes la comandante de la policía de Memphis, Karen Rudolph.

Hemphill fue puesto en baja al inicio de la investigación sobre la brutal parada de tráfico en dos partes el 7 de enero, dijo la portavoz de la policía Kimberly Elder, quien se negó a decir si es una baja con goce de sueldo o si hay algún otro agente en baja.

Hemphill era el tercer agente en la parada inicial de Nichols, dijo el abogado del policía, señalando que «nunca estuvo presente en la segunda escena» y que está cooperando con la investigación. Hemphill activó su cámara corporal, según la política del departamento, y su grabación se encontraba entre los videos publicados el viernes por la policía de Memphis, añadió Lee Gerald.

El departamento de policía de Memphis abrió una investigación interna a 7 agentes tras el incidente de Tyre Nichols el 7 de enero, según un comunicado de prensa.

El 8 de enero, siete agentes fueron relevados de sus funciones, incluidos los cinco agentes que han sido acusados, el agente Preston Hemphill y otro agente que no han nombrado, según el comunicado.

Los investigadores de Asuntos Internos dieron prioridad a entrevistar primero a los agentes y testigos relacionados con la segunda escena, donde se produjeron los aspectos más atroces del incidente, según el comunicado.

«Las acciones e inacciones del agente Hemphill y del otro agente han sido y siguen siendo objeto de esta investigación desde su inicio el 8 de enero de 2023», añade el comunicado.

Según el comunicado, todavía hay numerosos cargos en desarrollo que son inminentes.

La respuesta oficial a la paliza policial de Nichols fue relativamente rápida: los cinco agentes negros implicados fueron despedidos y acusados de homicidio intencional sin premeditación y privación ilegal de la libertad, y su unidad SCORPION fue destituida definitivamente. Además, están apareciendo nuevos detalles del caso en un contexto de mayor escrutinio público sobre el uso de la fuerza por parte de la policía estadounidense, especialmente contra las personas de color.

Entre las cuestiones clave que quedan por resolver en el caso Nichols:

Si habrá más consecuencias, incluidos cargos, para los agentes: por qué no se ha sancionado o suspendido a más agentes que estuvieron en el lugar de la paliza a Nichols es una de las principales preocupaciones de Frank Colvett, miembro del Consejo Municipal, según declaró el domingo.

Tampoco está claro si Hemphill u otros se enfrentarán a cargos penales. «Estamos examinando a todos los agentes y personal de emergencia en la escena», dijo este lunes Erica Williams, portavoz de la Fiscalía del Condado de Shelby. «Podrían enfrentar cargos, o no, pero estamos mirando a todos».

Era «sin precedentes» que los cargos de acusación contra los agentes se presentaran en tan solo unas semanas, dijo el domingo a CNN el fiscal de distrito del condado de Shelby, Steve Mulroy.

Cómo le irá a la jefa de policía de Memphis: aunque algunos han elogiado la rápida actuación de la jefa Cerelyn «CJ» Davis en el caso, ella también creó la polémica unidad SCORPION a la que estaban vinculados los agentes acusados.

«Se avecina un ajuste de cuentas para el departamento de policía y para sus dirigentes», declaró Colvett. «Va a tener que responder no solo ante el consejo, sino ante los ciudadanos, y en realidad ante el mundo».

Qué ocurre con el personal de bomberos y del sheriff: dos empleados del Departamento de Bomberos de Memphis que formaban parte de la atención inicial de Nichols fueron relevados de sus funciones, a la espera del resultado de una investigación interna. Y dos ayudantes del sheriff del condado Shelby han sido puestos en baja a la espera de una investigación.

Si la muerte de Nichols da lugar a una reforma policial a escala nacional: el grupo legislativo Negro del Congreso ha solicitado una reunión con el presidente Joe Biden esta semana para impulsar las negociaciones sobre la reforma policial.

Los funcionarios sabían que difundir el video de la paliza a Nichols sin presentar cargos contra los agentes podría ser «incendiario», dijo Mulroy. «La mejor solución era agilizar la investigación y acelerar la consideración de los cargos para que primero se presentaran los cargos y luego se publicara el video».

Las imágenes del fatal encuentro son difíciles de ver. Comienza con una parada de tráfico y más tarde muestra a los agentes golpeando repetidamente a Nichols con porras, dándole puñetazos y patadas, incluso cuando en un momento dado le sujetan las manos a la espalda.

Se oye a Nichols llamar a su madre mientras lo pateaban y rociaban con gas pimienta.

Quedó desplomado en el suelo, esposado. Pasaron otros 23 minutos antes de que llegara una camilla al lugar de los hechos. Nichols fue hospitalizado y murió tres días después.

«Todos estos agentes faltaron a su juramento», declaró el domingo a CNN Ben Crump, abogado de derechos civiles que representa a la familia Nichols. «Fallaron a su juramento de proteger y servir. Miren ese video: ¿Intentaba alguien proteger y servir a Tyre Nichols?».

Mientras un memorial improvisado crecía durante el fin de semana en la esquina donde Nichols fue golpeado, los manifestantes marcharon en Nueva York, Atlanta, Boston y Los Ángeles.

La familia de Nichols, ahora en el centro de una atención mediática inusual, lo recordaba como un buen hijo y padre al que le gustaba patinar, la fotografía y los atardeceres. Recordaron su sonrisa y sus abrazos y lamentaron los momentos que no volverán a vivir.

Los familiares también prometieron «seguir pronunciando su nombre hasta que se haga justicia».

Se espera que los cinco agentes despedidos acusados en relación con la paliza a Nichols: Tadarrius Bean, Demetrius Haley, Justin Smith, Emmitt Martin y Desmond Mills Jr., sean procesados el 17 de febrero.

La Asociación de Policía de Memphis, el sindicato que los representa, declinó hacer comentarios sobre los ceses más allá de decir que la ciudad de Memphis y la familia de Nichols «merecen conocer el relato completo de los acontecimientos que condujeron a su muerte y lo que pudo contribuir a ella», según un comunicado.

Según la fiscalía del condado Shelby, cada uno de ellos se enfrenta a siete cargos: homicidio intencional sin premeditación, agresión con agravantes, privación ilegal de la libertad con agravantes y lesiones corporales, privación ilegal de la libertad con agravantes en posesión de un arma mortal, conducta indebida de un funcionario y represión de un funcionario.

Pero un cargo de homicidio intencional sin premeditación, que requiere intención de matar, podría ser más difícil de probar que un cargo de homicidio en primer grado, dijo Alexis Hoag-Fordjour, profesor asistente de Derecho y codirector del Centro de Justicia Penal de la Facultad de Derecho de Brooklyn.

«Para el homicidio en primer grado, significa que un homicidio ocurrió en conjunción con un delito subyacente», dijo Hoag-Fordjour, señalando que practicó la ley en Tennessee.

«En este caso, todos y cada uno de los cargos que el fiscal del distrito de Memphis imputó a estos cinco individuos eran delitos graves. Y el delito subyacente que sustentaría un cargo de homicidio en primer grado, homicidio grave, es la privación ilegal de la libertad».

Los cargos de privación ilegal de la libertad contra los agentes pueden parecer inusuales porque «obviamente delegamos en los agentes de la ley para hacer incautaciones, para hacer arrestos», dijo Hoag-Fordjour a «CNN This Morning» este lunes.

«Pero en este punto … lo que habría sido un comportamiento legítimo cruzó la línea hacia la ilegitimidad».

Si bien el homicidio en primer grado podría ser más fácil de probar, dijo Hoag-Fordjour, las condenas por homicidio intencional sin premeditación todavía son posibles.

Según la ley de Tennessee, una persona puede ser condenada por homicidio intencional sin premeditación si podía estar razonablemente segura de que sus acciones provocarían la muerte de alguien, dijo Hoag-Fordjour.

Y algunos de los golpes asestados a Nichols, incluidas las patadas en la cabeza y los golpes con una porra mientras estaba sometido en el suelo, podrían considerarse mortales, dijo.

Los cinco agentes acusados de la paliza a Nichols eran miembros de la unidad Operación de Delitos Callejeros para Restaurar la Paz en Nuestros Barrios, o SCORPION, por sus siglas en inglés, que ahora ha sido eliminada, dijo el sábado la portavoz de la policía de Memphis, la comandante Karen Rudolph.

La unidad, implementada en 2021, situaba a los agentes en zonas en las que la policía registraba repuntes de delitos violentos.

«Esa conducta reprobable que vimos en ese video, creemos que era parte de la cultura de la unidad SCORPION», dijo Crump.

«Exigimos su disolución inmediata antes de que vuelva a ocurrir algo parecido», añadió. «La cultura era tan culpable de la muerte de Tyre Nichols como esos agentes».

La policía de Memphis desactivará permanentemente la unidad. «Si bien las atroces acciones de unos pocos arrojan una nube de deshonor sobre el título SCORPION, es imperativo que nosotros, el Departamento de Policía de Memphis tomemos medidas proactivas en el proceso de curación para todos los afectados», dijo el departamento.

Colvett apoyó el desmantelamiento de la unidad SCORPION.

«Creo que la medida es inteligente y el alcalde tiene razón en cerrarla», dijo el concejal. «Este tipo de acciones no son representativas del Departamento de Policía de Memphis».

El caso debería dar a la ciudad la oportunidad de «profundizar» en las relaciones entre la comunidad y la policía, dijo la concejal Michalyn Easter-Thomas.

«Vimos un sentido muy pacífico y directo de la protesta en la ciudad de Memphis, y creo que es porque tal vez tenemos fe y esperanza en que el sistema va a hacerlo bien esta vez», dijo Easter-Thomas.

Crump hizo un llamamiento al Congreso para que apruebe la Ley de Justicia Policial George Floyd, que fue aprobada por la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, en 2021, pero no por el Senado, dividido a partes iguales.

«La brutal paliza a Tyre Nichols fue un homicidio y es un sombrío recordatorio de que todavía tenemos un largo camino por recorrer para resolver la violencia policial sistémica en Estados Unidos», dijo el domingo en un comunicado el presidente del grupo legislativo Negro del Congreso, el representante Steven Horsford.

La presidenta de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inlgés) de la Conferencia Estatal de Tennessee aplaudió a Davis por «hacer lo correcto» al no esperar entre seis meses y un año para despedir a los agentes que golpearon a Tyre Nichols.

Pero tuvo palabras más duras para el Congreso: «Al no elaborar y aprobar proyectos de ley para poner fin a la brutalidad policial, están escribiendo el obituario de otro hombre negro», dijo Gloria Sweet-Love. «La sangre del Estados Unidos negro está en sus manos. Así que levántense y hagan algo».

En el ámbito estatal, dos legisladores demócratas han manifestado su intención de presentar proyectos de ley de reforma policial antes de que finalice el plazo de presentación de solicitudes de la Asamblea General, este martes.

Según G.A. Hardaway, representante del estado de Tennessee, que representa a una parte de Memphis y del condado de Shelby, los proyectos de ley abordarían la atención a la salud mental de los agentes del orden, la contratación, la formación, las prácticas disciplinarias y otros temas.

Aunque los demócratas son minoría, con 24 representantes frente a los 99 del Partido Republicano, esta legislación no es partidista y debería aprobarse en ambos lados de la legislatura, dijo el representante Joe Towns Jr.

«Usted estaría bajo gran presión si mirar este material (de Tyre Nichols) y ve lo que le pasó a ese joven, OK, y no quiere hacer algo», dijo. «Si un perro de este condado recibiera una paliza así, ¿qué demonios pasaría?».

Fuente: CNN