Ecuador es un territorio vulnerable frente a los gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero, producido por la contaminación, afectan a ciudades como Quito. Foto: Archivo/EL COMERCIO

0
623

El Ministerio de Ambiente de Ecuador señaló este 29 de marzo del 2019 que aunque el país andino no es un gran contaminante, es uno de los territorios más vulnerables ante los efectos negativos del cambio climático por la fragilidad de sus ecosistemas.

En una rueda de prensa celebrada en la sede ministerial, recordó que el pasado martes Ecuador aprobó un acuerdo internacional que compromete al país a trabajar por la implementación de medidas que permitan reducir las emisiones de carbono y aumentar su nivel de resistencia frente a los cambios climáticos extremos.

Se trata de la Contribución Nacional Determinada (NDC), que será presentada ante la próxima Convención Marco de Naciones Unidas. De acuerdo a la Cartera de Estado, Ecuador emite el 0,15 por ciento de los gases de efecto invernadero a nivel mundial.

«Aunque es un porcentaje bajo en relación a otros países, los ecosistemas frágiles como bosques andinos, páramos, bosques tropicales y zonas marinas y costeras, se ven afectados», indicó la Subsecretaria de Cambio Climático, Stephanie Avalos, en la rueda de prensa.

Agregó que «la posición en la que se encuentra ubicado el territorio ecuatoriano también crea un impacto sobre el ecosistema».

Según un estudio del Ministerio de Ambiente, el sector energético es el que expulsa los más altos niveles de dióxido de carbono (CO2), seguido por el sector del uso del suelo y silvicultura, agricultura, industrias y desecho de residuos sólidos.

Ante esta problemática ambiental, se conformó el Comité Interistitucional de Cambio Climático en el que se unieron once instituciones de Estado y se pactó el compromiso de NDC anclada al Protocolo de París.

El acuerdo se suscribió de manera «participativa e incluyó veinte talleres con diferentes actores» y más de «75 reuniones bilaterales interinstitucionales e interesectoriales».

Asimismo, se involucró a alrededor de «150 entidades que corresponden al sector privado, público, academia, sociedad civil y organismos internacionales», aseguró Avalos.

Con el NDC se intenta conseguir la reducción del 20,9 por ciento de emisión de gases de efecto invernadero hasta el 2025.

«Este compromiso es fundamental para que se puedan implementar nuevas políticas en un futuro respecto al cambio climático», indicó la viceministra de Ambiente, Carolina Zurita.

El NDC no solo incluye la reducción de emisión de gases de efecto invernadero, toma en cuenta también «la planificación para incrementar las capacidades adaptativas y la resiliencia de las poblaciones» frente a los efectos del cambio climático, apostilló Zurita.

La subsecretaria de Asuntos Multilaterales de la cancillería de Ecuador, Mireya Muñoz, ratificó que con la ayuda de la comunidad internacional en financiación, transferencia de tecnología y capacitación a recursos humanos, «Ecuador podrá ser un país que enfrente de mejor manera los retos y que pueda ser parte de la contribución al sistema mundial».

El Acuerdo de París fue ratificado por el presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, en junio de 2017. Este compromiso se pacta a partir de la lucha por la «descarbonización» del medio ambiente y para tratar de evitar el incremento de dos grados de temperatura en el planeta.

A partir de los resultados globales recogidos hasta 2012, China se encontró a la cabeza en emisión de CO2 con el 23,3 por ciento a nivel global, seguido por Estados Unidos, el bloque europeo, América Latina y El Caribe.

El Comercio – EFE