Revelan supuesto incidente entre Correa y paracaidista

0
807
Este 2 de abril de 2019, durante un conversatorio con la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión, el presidente de la República Lenín Moreno, se refirió a la denuncia en su contra (impulsada por el correísmo) sobre la creación de la empresa offshore ‘Ina Investment Corporation’, y consideró que esta es una distracción, similar a la que se utilizó el 30 de septiembre de 2010, día de la revuelta policial, y que el gobierno de Rafael Correa consideró un intento de golpe de Estado.
«Así armaron el 30-S, no se olviden porque así funcionaba, la cantidad de gente injustamente que se metió a la cárcel, que realmente lo único que era, era un reclamo policial».
«La cantidad de gente injustamente que se metió a la cárcel por el tema del 30-S, que realmente lo único que era es un reclamo policial. El Presidente (Rafael Correa fue al Regimiento Quito 1 y luego al Hospital de la Policía) no tenía por qué haberse ido a meter allí si tenía algo de prudencia, si tenía algo de cerebro no tenía que haberse ido a meter jamás allí. No faltaba más. Bajo ninguna circunstancia puede exponerse el Presidente, que además estaba, ustedes recuerdan, la rodilla averiada, una rodilla que fue averiada tratando de patear a un paracaidista y se pegó contra la pared pues. Esa es la verdad, esa es la verdad. Se fue contra la pared, ahí se dañó la rodilla», reveló el primer mandatario. 
Moreno prosiguió y habló sobre la muerte del paracaidista Santiago Zurita (el 4 de diciembre del 2011 en Portoviejo, Manabí), quien era integrante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), al igual que Diego Peñaherrera Ortega, exjefe de Seguridad de la esposa del entonces presidente Rafael Correa, Anne Malherbe, y de sus tres hijos, según publicó ‘El Comercio’.
«Tantas cosas se decía. Que el crimen del paracaidista Zurita también, se decía que era una causalidad que no se le haya abierto el paracaídas que estaba destinado casualmente a Diego Peñaherrera, que por las casualidades de la vida no se puso ese día ese paracaídas. Y que anteriormente también, qué casualidad, a un capitán tan experto en salto, tan experto que incluso le confiaban el hecho de que salte junto con la esposa del Presidente, entiendo que tenía mucha experticia en los saltos, entonces a ese también la primera vez no se le abrió el paracaídas y tuvo uno de los compañeros que hacer una maniobra muy especial para poder salvarlo. Se dicen tantas cosas. Se dice, bueno, se dicen tantas cosas realmente».
Según Moreno, «(Correa) tenía que haber tenido más cuidado. Además, ahí se puede incluir a lo mejor un acto de lesa humanidad, de llevar el conflicto al interior de un hospital, cuando podía haberse ido perfectamente a su casa o al Palacio Presidencial. Así armaban las tramas, la trama de Gabela, la trama de los de Luluncoto, la trama de la muerte del paracaidista Zurita, la trama de la muerte de Quinto Pazmiño, la trama de la muerte de (periodista Fausto) Valdiviezo. Todas son tramas, montadas. La trama del secuestro, la trama de la traída de Galo Lara de Panamá, misteriosamente canjeado por un barco que los panameños desesperadamente querían recuperar… ¡Es decepción!»
«Esa es la verdad; pero claro, construyen la trama. La trama típica, así como acusan a la gente de traidora, así como acusan a la gente de criminal, así como acusan a la gente de corrupta tratando de salirse, tratando de lanzar la piedrita a un lado para que la gente se distraiga hacia allá», señaló Moreno.