COVID-19 ha impedido que ecuatorianos despidan a familiares fallecidos de manera regular

0
491

La pandemia del COVID-19 ha impedido que los ecuatorianos despidan a sus familiares fallecidos de manera regular. Actualmente rige la prohibición de realizar procesiones, velaciones o misas de cuerpo presente en todo el país.

Incluso la Iglesia católica creó un manual para que el ritual de las exequias y responso de los difuntos en medio de la emergencia sanitaria sea dirigido por un familiar. Esto se puede aplicar en todos los cementerios del país.

En el documento se dan instrucciones específicas e incluso el discurso que se debe decir.

Como iglesia hemos preparado una serie de subsidios o folletos para que las familias también puedan orar en sus casas”, dice monseñor Luis Cabrera.

El sábado pasado, Xavier Ramos sepultó a su padre en Guayaquil. Indica que no hubo misa, el féretro estuvo cerrado y solo el núcleo familiar podía estar presente: “Por la alta demanda cuando llegamos todavía no terminaban de hacer la tumba, el féretro estaba embalado. Luego de dos horas pudimos sepultarlo”.

Las ceremonias con alabanzas que realizan las iglesias cristianas cuando alguien fallece también están suspendidas por la emergencia. Los familiares sepultan o creman a sus seres queridos y los miembros de la comunidad a la que pertenecía realizan oraciones.

Fuente: El Universo