Plan emergente en el CRS-Turi

0
793

Para enfrentar el avance de casos covid-19 en el Centro de Rehabilitación Social, CRS-Turi, se adecúa un espacio para atención a los enfermos.

El anuncio de la creación de la unidad médica se da luego de que el pasado sábado se confirmó el fallecimiento de un segundo privado de la libertad.

A través de un comunicado emitido por el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores, SNAI, se confirma que en el centro carcelario están contagiados 124 reclusos.

Refiere que para mitigar el avance de la pandemia ayer inició la adecuación de un canchón que tendrá las características de una casa de salud intermedia, donde se podrá diagnosticar oportunamente a los pacientes que requieran hospitalización.

Según el comunicado, la unidad de salud tendrá 70 estaciones médicas, que brindarán atención las 24 horas del día, conforme a los lineamentos del plan de emergencia y seguridad que se aplica en todo el sistema nacional de rehabilitación social.

Además destaca que durante la emergencia sanitaria se ha desinfectado en varias ocasiones los pabellones, las áreas administrativas y los exteriores del reclusorio.

Reclamos
El pasado 8 de junio los privados de la libertad del Centro de Rehabilitación Social, CRS-Turi, protagonizaron un amotinamiento, para exigir mayor atención por los casos positivos de coronavirus.

Los internos exhibieron cartelones pidiendo atención oportuna y adecuada a los contagiados.
También se difundieron en redes sociales videos en los que se observaba a privados de la libertad acostados en camas y el piso y se escuchaba voces que aseguraban que se trata de enfermos con covid-19.

Los reclusos depusieron la medida de hecho, luego de que las autoridades penitenciarias aceptaron permitir el paso de limones, naranjas, mascarillas y otros productos que creen necesarios para evitar el contagio.

Incidentes
A los inconvenientes en torno a la pandemia se suman problemas relacionados con la seguridad penitenciaria.
El 8 de junio, seis sujetos sentenciados por asesinato y dos por violación intentaron fugar del pabellón de máxima seguridad.
Ahora enfrentan nuevos juicios penales que podrían terminar en sentencias de tres a cinco años de privación de la libertad.

El 26 de junio fue desarticulada una presunta organización delictiva que operaba en el interior del CRS-Turi. Entre los detenidos están dos policías, dos guías penitenciarios y expresidiarios que se dedicaban a la extorsión a familiares de personas privadas de la libertad y a ingresar objetos prohibidos al centro carcelario.

Fuente: El Tiempo