Vacunas de Pfizer y Moderna usan la misma tecnología, pero se diferencian en un punto importante

0
494

Este lunes la farmacéutica Moderna dijo que su vacuna contra el COVID-19 tenía una efectividad de 95 % contra el virus, según los resultados parciales que se han obtenido. Eso le da 5 % más de eficacia que la que desarrolla Pfizer y BioNTech.

Estas dos vacunas son diferentes de las demás porque usan una nueva tecnología, pero igual hay un diferencia entre ellas que puede pesar mucho.

Ambas avanzan hacia su aprobación y distribución masiva a nivel internacional tras presentar resultados preliminares muy positivos, pero persisten las dudas sobre su costo, su accesibilidad y su aceptación, según EFE.

Las dos vacunas utilizan la novedosa técnica del ARN mensajero, que introduce cadenas de ARN para que las propias células humanas decodifiquen y produzcan las proteínas que promueven la respuesta inmunológica del organismo al SARS-CoV-2 -nombre científico del nuevo coronavirus-.

La eficacia de la vacuna es la capacidad de prevenir la enfermedad en la población frente a la respuesta al virus de una población no vacunada. La vacuna de Moderna tiene una eficacia preliminar del 94,5 %, mientras que la de Pfizer llega al 90 %. Este índice de eficacia es alto y comparable a otras vacunas altamente efectivas como las del tétanos o la polio. La vacuna de la gripe común suele tener una efectividad del 45 %, aunque depende del año.

¿Son seguras?

La seguridad sobre qué efectos secundarios pueden llegar a provocar son algo vital para la aceptación de estas vacunas.

De acuerdo con Moderna, su vacuna no ha mostrado problemas de seguridad reseñables, según la farmacéutica. Los efectos más adversos fueron «moderados» y solo en un 2,7 % provocaron dolor, en un 4,5 % dolor de cabeza y en cerca del 10 % fatiga. Mientras que en el caso de Pfizer, algunos voluntarios experimentaron lo que describieron como una «fuerte resaca», según entrevistas realizadas por el canal Fox News. Mientras que la farmacéutica sostiene que los efectos secundarios son moderados y se pasan a los pocos días.

Principal diferencia entre ambas

El tema de la conservación de la vacuna es tema que es importante, según los expertos. Y es aquí donde las empresas van por caminos diferentes pese a usar la misma técnica de desarrollo.

La vacuna de Pfizer requiere avanzados congeladores ultra-fríos, que mantiene los viales a 70 grados bajo cero, mientras que la vacuna de Moderna puede almacenarse a temperaturas que pueden mantenerse en congeladores convencionales.

Esta variables es clave a la hora de abaratar el transporte y almacenaje de las dosis de la vacuna, especialmente en economías en desarrollo y zonas rurales o de difícil acceso.

Además aún no se sabe cuándo exactamente estarán listas y en el mercado, y si la capacidad de producción será suficiente para la demanda que habrá, puesto que ambas farmacéuticas han establecido acuerdos con varios países para proveer sus vacunas.

Todavía habrá que esperar para ver cómo se entregan y quiénes las usan primero. Hasta ahora hay la teoría que primero deberán recibirlas los grupos vulnerables y el personal de salud que enfrenta al COVID-19 en primera línea. Sin embargo, también existe la preocupación de que los países ricos obtengan prioridad en desmedro de los países con poco recursos.

Fuente: El Universo