Lasso reconoce que Ecuador vive duros momentos de inseguridad

0
327

Desde las 10:00, los diferentes funcionarios de los gobiernos locales llegaron en camionetas o vehículos de alta gama. Tras aprobar los filtros, ingresaron al salón principal de eventos. Allí se reunieron con Lasso, a puerta cerrada.

La finalidad era escuchar los planes y lineamientos que propone el Gobierno central en materia de seguridad, llegar a consensos y aplicar esas estrategias en cada ciudad. Existen expectativas sobre los resultados de este encuentro, sin embargo, hasta el cierre de esta edición, la reunión continuaba.

Antes de que la reunión se vuelva reservada, el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, dio un discurso. Lo primero que hizo fue reconocer públicamente que el país está inmerso en una problemática de inseguridad.

“No es un secreto para nadie que Ecuador vive duros momentos en materia de seguridad. Robos, asesinatos, delincuencia organizada vinculada al narcotráfico han permeado en las distintas capas sociales, incluso políticas. Eso es lo que presenciamos a diario en las calles y plazas de las provincias de nuestro querido y maltratado país”.

Además, Jiménez aseguró que la ola de inseguridad que vive el país no fue provocada por el actual Gobierno sino fue “heredada” por gobiernos anteriores. “Si bien es cierto, estamos atacando las consecuencias de este sistema perverso que heredamos. Debemos atacar las causas profundas de este problema de manera coordinada y conjunta. Esta es una lucha de todos y no de unos cuantos”.

El funcionario añadió que “los municipios deben involucrase directa y activamente en la problemática de la seguridad, de lo contrario se perdería un gran aporte”.

Matías Abad, gobernador del Azuay, indicó que acudió al llamado del presidente Lasso, pues reconoce que actualmente la inseguridad está afectando al país. “Nos incomoda y nos indigna todos los hechos que ocurren a diario en diferentes puntos del país. La única forma de enfrentar la delincuencia es a través de un trabajo coordinado, articulado y mancomunado”. Robert Castro, alcalde de Jama, dijo que Manabí es una de las provincias más afectadas por la inseguridad y que para combatirla se necesitan más recursos económicos.

Por su parte, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, señaló que la Constitución establece que la seguridad es asunto exclusivo del Gobierno central. “Los municipios debemos coordinar acciones de seguridad con la Policía. En ningún momento dice que debemos dar ni un solo centavo para herramientas para la Policía Nacional”.

Para la reunión en Quito, ella llegó acompañada de una flota de camionetas y de un contingente de agentes de seguridad municipales. El objetivo fue mostrar la inversión del Municipio de Guayaquil. “El personal que ven en este momento es parte de los agentes metropolitanos y de tránsito que ahora colaboran con la Policía Nacional y FF.AA.”, señaló Viteri.

La alcaldesa de Guayaquil contó que los agentes municipales han detenido a más de 240 personas en delito flagrante e insistió que el Ministerio del Interior les dé el permiso para portar armas no letales. Pablo Arosemena, gobernador del Guayas, calificó esas acciones como un ‘show’.

Fuente: El Comercio