Transportistas negocian con el gobierno; otros sectores siguen en paro

0
422

Al gremio transportista de Ecuador le tomó menos de 24 horas marcar distancia con la convocatoria al paro nacional, liderada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie). Aunque la mañana del miércoles 15 de junio de 2022, el sector cerró temporalmente la avenida Panamericana Sur, en el sector Santa Rosa, para impedir el ingreso a Quito, este jueves 16 de junio, descartaron alinearse a las movilizaciones.

Luego de una reunión de casi una hora con el presidente Guillermo Lasso, Luis Fernando Vizcaíno, presidente de la Federación del Transporte Pesado del Ecuador, y Abel Gómez, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transportes Público Interprovincial de Pasajeros, dijeron, al unísono, que “respetarán el régimen constitucional legal del país” y descartaron su unión al movimiento indígena.

“Hacemos un llamamiento al diálogo nacional para que se respete la democracia en el Ecuador”, aseguró Vizcaíno, en una transmisión en vivo desde el Palacio de Carondelet. Mientras que Gómez dijo: “no nos vamos a prestar para manejos politiqueros que a la hora de la ahora ponga en serio compromiso negativo a todos los ciudadanos” y afirmó que no fueron parte de la mesa de diálogo que convocó el paro nacional.

Aunque el miércoles los dirigentes plantearon la reducción del precio de los combustibles como uno de sus principales reclamos, según Marcelo Cabrera, ministro de Transporte y Obras Públicas, esa exigencia no llegó a la mesa de conversaciones con el presidente Lasso la tarde de hoy. Lo que sí se fijó fue un acuerdo con dos medidas que, según Vizcaíno y Gómez, beneficiarían al sector transportista.

Vizcaíno dijo que la principal preocupación en su sector es la seguridad. “Estamos siendo víctimas de asaltos y atracos que afectan la integridad patrimonial no solo de los transportistas, sino de los ciudadanos del país”.

El acuerdo entre los transportistas tuvo dos principales acuerdos:

  1. El diseño de un plan nacional que fortalezca la seguridad en carreteras de diferentes ciudades, además de puntos de descanso.
  2. La creación de nuevas líneas de crédito diseñadas específicamente para el sector transportista, aunque el gobierno aún no ha dado mayores detalles sobre la medida.

Para lograr el primer punto, explicó Vizcaíno en una corta rueda de prensa, el gobierno usará el excedente económico del Servicio de Pago de Accidentes de Tránsito (Sppat) para ejecutar el plan, que también implica una articulación con la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.

Con los acuerdos sobre la mesa, los transportistas se deslindan del paro, pese a que el dirigente Leonidas Iza, máximo líder de la Conaie, instó a cada organización social y productiva, incluido el gremio transportista a hacer fuerza para dar continuidad a las movilizaciones.

“Desde el corazón del territorio hacia las organizaciones de educadores, de transportistas, de trabajadores, de estudiantes, de feministas, les invitamos a articularnos en una sola causa para que llegue a todos”, dijo Iza. De otra forma, explicó el líder indígena, “resolver el problema de un solo sector no resuelve el problema del resto” y reafirmó que su lucha no es “solo para los indios, sino todo para todos”.

El paro sigue

Si bien los transportistas niegan su participación en las protestas contra el gobierno de Guillermo Lasso, son varios los sectores y organizaciones que se siguen sumando y alineando a sus exigencias, condensadas en diez principales reclamos. El principal: el alza de los precios de combustibles, pero también la inseguridad en las calles, la falta de acceso a la educación pública y el continuo desabastecimiento de medicinas en el quebrado sistema de salud ecuatoriano.

Hoy, 16 de junio, a las once de la mañana, el transporte escolar decidió plegarse y recorrer el norte de Quito con carteles en la parte posterior de los buses amarillos y negros que a diario transportan a estudiantes en el cuarto día de paro nacional.

Esta tarde, algunos colectivos feministas y organizaciones de docentes y estudiantes como la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador, la Unión Nacional de Educadores salieron nuevamente a las calles. A las cuatro de la tarde, al menos 500 personas salieron desde el parque El Arbolito, en el centro norte de la ciudad, hacia la plaza de Santo Domingo, en el centro histórico. Más tarde, cerca de otras 500 personas más se unieron a la movilización.

El dirigente Iza descartó el cese del paro nacional y ratificó las movilizaciones de las comunidades indígenas en territorios de 16 provincias. Dijo, además, que si el “gobierno no da respuestas” están analizando aún desde las bases comunitarias si llegarán a Quito. 

Fuente: GK