Incidentes violentos en la cárcel de Loja

0
199

La mañana del 1 de julio hubo incidentes violentos en la cárcel de Loja, en la provincia del mismo nombre, al sur del Ecuador. Es la primera vez que pasa algo de esta naturaleza en el centro de privación de libertad de Loja. Las autoridades confirmaron la muerte de una persona y que, además, hay tres heridos.

Se sabe que se escucharon disparos del interior de la cárcel, según los medios locales. Además, en videos publicados por los habitantes del sector y medios lojanos se ve que sale humo blanco del interior de la cárcel.

El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) confirmó que los eventos se dieron pasadas las 11:10 de la mañana del 1 de julio. En una publicación en su cuenta de Twitter, el SNAI dijo que “se produjeron incidentes” en el centro de privación de libertad.

El SNAI dijo que “ante el trabajo de control y verificación realizado por personal penitenciario, las personas privadas de libertad reaccionaron con violencia”. Según el Servicio, “se neutralizó el hecho y se retomó el control” de la cárcel.

La tarde de hoy el SNAI publicó un comunicado en el que confirmaba la muerte de una persona y decía que los tres heridos “fueron trasladados a casas de salud y se encuentran estables”. El SNAI dijo que su personal estaba haciendo requisas de objetos prohibidos y que “en ese momento las personas privadas de la libertad reaccionaron con violencia, entre internos”.

El comunicado dice que mientras hacían las requisas un grupo de personas presas “emboscó a personal administrativo y a servidores” de la cárcel y que fueron retenidos. Una fuente reservada el confirmó a GK que uno de los retenidos era Carlos Domínguez, director de la cárcel de Loja. El SNAI aseguró que cuando ingresó la Policía las personas retenidas fueron liberadas “y puestas a buen recaudo”.

En varias transmisiones en vivo de personas y periodistas que estaban en la zona se ve que al menos dos heridos salen de la cárcel e ingresan a ambulancias para ser trasladados a recibir atención médica.

En los videos se ve que hay decenas de militares en el exterior de la cárcel. Además, según Ecotel TV, uno de los medios locales, ingresaron entre 60 y 100 policías a la cárcel para intentar controlar la situación.

En la transmisión de Ecotel TV  hay un grupo de familiares que reclama a gritos más información sobre lo que pasó en la cárcel. Además, le piden a las autoridades que confirmen el número y los nombres de los heridos.

El SNAI dijo que “las fuerzas del orden” están custodiando el exterior de la cárcel y que la Fiscalía está haciendo las investigaciones correspondientes. Además, dijo que la Secretaría de Derechos Humanos está acompañando a los familiares de las personas presas.

Los traslados a la cárcel de Loja

El pasado 27 de abril de 2022 fueron trasladadas 25 personas de la cárcel de Turi, en Cuenca, a la de Loja. El 19 de mayo llegaron otras 13 personas de Turi a Loja.

En mayo, después del último traslado, el entonces gobernador de Loja, Mario Mancino, le dijo en una entrevista al medio lojano Crónica, en la que dijo que querían evitar que personas de otros centros lleguen a la ciudad. Mancino dijo que las autoridades de Loja le pidieron apoyo al Consejo de la Judicatura, la Fiscalía y a jueces lojanos para que asesoren al SNAI “con la intención de que se evite el envío de reclusos a Loja y los que vinieron sean devueltos a los cárceles”.

Además, en la entrevista Mancino dijo que “la gente que viene de otros reclusorios viene a contaminar”. Según el exgobernador, las personas presas y sus familiares estaban preocupados por los nuevos reclusos. “Aunque no se ha confirmado que haya extorsiones en la cárcel, pero tampoco se descarta porque ese es el modus operandi de estas personas inmersas en bandas”, dijo Mancino.

El 29 de junio, Mancino fue cesado de sus funciones de gobernador por el presidente Guillermo Lasso a través de un decreto ejecutivo. Ese mismo día se designó a José Ignacio Eguiguren, jefe político del cantón, como gobernador encargado. Sin embargo, ese mismo día, el presidente Lasso firmó otro decreto en el que le encargaba la gobernación de Loja a Víctor Eduardo Japón Orellana, intendente general de Policía de Loja.

Según Alexandra Zumárraga, exdirectora nacional de Rehabilitación Social, la violencia podría ser una de las consecuencias de los traslados de personas presas entre centros de rehabilitación. “Por un lado, puede haber reacciones de violencia por parte de sus compañeros o de bandas enemigas”, dice Zumárraga. Otra consecuencia, dice, es que “al encontrarse líderes de bandas contrarias, pueden llegar a hacerse amigos por la convivencia natural de las cárceles y hacer una nueva fuerza”.

Fuente: GK