La mitad de la deuda externa de Ecuador es con los multilaterales

0
767

El Gobierno no descarta un nuevo crédito del Fondo Monetario, pero el juicio político contra Lasso en la Asamblea es una traba y puede ahuyentar al resto de multilaterales.

Por primera vez en varios años, los organismos multilaterales de crédito se han convertido en los principales acreedores de Ecuador: la mitad de la deuda externa del Estado es con ellos.

La deuda externa de Ecuador alcanzó los USD 48.129 millones en febrero de 2023.

Ecuador le debe USD 24.268 millones a multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y CAF.

El peso de los préstamos de los multilaterales no había sido tan elevado desde 2008, cuando representaba cerca del 44% de la deuda externa.

¿A quién le debemos más?

El mayor acreedor de Ecuador es el FMI al que le debemos USD 8.100 millones o el equivalente al 33,3% del total de la deuda con multilaterales. Capital que debe ser pagado de aquí a 2032.

Si cada ecuatoriano tuviera que contribuir para pagar la cuenta con el FMI, tendría que poner unos USD 439.

Así, Ecuador es el segundo país de América Latina que le debe más dinero al FMI, luego de Argentina.

Mientras que los créditos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) representan el 49% de la deuda con multilaterales.

En lugar de los chinos

El saldo de la deuda externa con los multilaterales creció desde 2020. Antes de la pandemia de Covid-19, las obligaciones con multilaterales representaban solo el 10% de la deuda externa de Ecuador.

Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, destaca que estos préstamos han ido ganando el espacio que antes tenía la deuda con China, que era más costosa.

La característica de la deuda con multilaterales es que tiene las tasas de interés bajas.

En febrero de 2023, la tasa de interés promedio de los créditos multilaterales fue de 4,38%, mientras que la tasa de interés de los créditos con China era del 6 % y 7% anual.

Sin contar con que varios de los créditos con China se hicieron con garantía soberana (los activos del Estado) o estuvieron respaldados por embarques de petróleo ecuatoriano.

Normalmente, los países emiten bonos de la deuda externa en el mercado internacional para financiarse, pero esa opción es inviable para Ecuador, dada la incertidumbre que domina el escenario político del país.

Ecuador no ha salido al mercado internacional con nuevas emisiones de bonos desde 2017.

De manera que los multilaterales han sido un salvavidas durante el Gobierno de Guillermo Lasso.

Con el riesgo que tiene, si Ecuador emitiera bonos de deuda en el exterior, tendría que pagar una tasa de interés anual de más de 20%.

Pero los intereses promedio de la deuda con multilaterales también ha crecido, como lo muestra el siguiente gráfico:

Coletazo del juicio político

El Gobierno prevé recibir USD 4.012 millones de desembolsos de préstamos de los organismos multilaterales en 2023; esto es USD 481 millones menos que en 2022.

Esto a pesar de que las necesidades de financiamiento podrían ser mayores por el fuerte invierno y la amenaza del Fenómeno de El Niño.

Juan Carlos de la Hoz, representante del BID en Ecuador, explica que el organismo desembolsará USD 403 millones en 2023; esto es la mitad frente a los USD 849,9 millones que el BID le prestó a Ecuador en 2022.

El BID ya activó un préstamo contingente para Emergencia por Desastres Naturales, por USD 60 millones, tras el terremoto del 18 de marzo de 2023 en el sur de Ecuador.

De la Hoz agregó que dialoga con el Ministerio de Finanzas para activar un crédito adicional en otra línea, destinada a atender las inundaciones.

Aunque el Gobierno no ha descartado buscar un nuevo préstamo del FMI, el juicio político contra Lasso en la Asamblea, que podría derivar en la destitución del Presidente o en elecciones adelantadas, es una traba para concretar un nuevo acuerdo, dice Acosta.

“Es posible que, incluso, los otros multilaterales mantengan en ‘stand by’ nuevos desembolsos hasta que el juicio político tenga un desenlace”, concluye Acosta.

Fuente: Primicias