Déficit de fiscales es aún tema pendiente en Ecuador

0
480

“No hagan designaciones de fiscales en estos días que estamos en proceso de designación. Esperen unos pocos días y ya tendrán al titular de la Fiscalía”. Fue una sugerencia hecha el miércoles último por el presidente del Consejo de Participación Ciudadana (CPC) transitorio, Julio César Trujillo, a las autoridades del Consejo de la Judicatura (CJ) y la Fiscalía.

Con ello se aplaza una vez más la necesidad de llenar la falta de agentes fiscales. La fiscal general (e), Ruth Palacios, ha dicho que son indispensables alrededor de 400 fiscales para cubrir el déficit.

Cifras de la rendición de cuentas de la entidad señalan que Ecuador cerró el 2018 con una tasa de 5,01 fiscales por cada 100.000 habitantes. Durante el 2018, un total de 840 fiscales atendieron 347.819 ‘noticias del delito’ (denuncias).

El último concurso de méritos convocado para la selección de fiscales fue suspendido en abril del 2018 por decisión del CPC transitorio. Ese proceso era manejado por el CJ liderado por Gustavo Jalkh y pretendía renovar a los 24 fiscales provinciales, además de llenar 400 plazas para agentes fiscales que se iban a crear hasta el 2020.

El miércoles pasado, en la rendición de cuentas 2018 de la Fiscalía, el fiscal general subrogante Edmundo Briones exteriorizó la satisfacción que generó que el CJ delegue a la Fiscalía la posibilidad de extender nombramientos provisionales para 277 servidores administrativos (psicólogos, médicos, secretarios…).

Briones calificó a la delegación como un paso muy importante en la lucha porque la Fiscalía tenga autonomía total.

La presidenta del CJ, María del Carmen Maldonado, aclara que por disposición constitucional la entidad que preside es la instancia que dirige los procesos de evaluación y selección de los servidores de la Función Judicial, entre los que están los fiscales por lo que no delegarán esa potestad constitucional.

La fiscal Palacios cree que es importante que se le devuelva la autonomía que mantenía la Fiscalía en años pasados cuando era esta instancia la que realizaba los concursos. La funcionaria cree que mientras dependan de los procesos que por ley debe realizar el CJ, ellos están con las manos atadas, ya que no pueden incorporar nuevos fiscales y llenar, por ejemplo, las 39 vacantes originadas por los que han renunciado o han sido destituidos.

Fuente: Ecuadorenvivo – El Universo