En Cuenca aprueban ordenanza para la prevención del COVID-19 que regula uso de mascarillas

0
520

Tras 14 horas de debate el Concejo Cantonal de Cuenca aprobó en segundo debate la ordenanza que regula las medidas administrativas y de bioseguridad sanitaria temporales para combatir la pandemia del COVID-19. El documento que contiene 28 artículos, cuatro disposiciones generales y tres transitorias entrará en vigencia una vez que el alcalde Pedro Palacios lo firme.

El encuentro lo realizaron de manera virtual y fue transmitido en vivo por la página de Facebook del Municipio. En el mismo participaron 15 concejales, el alcalde y algunos funcionarios municipales, empezó a las 06:00 y terminó a las 20:30.

El concejal Cristian Zamora explicó que esta normativa tiene tres grandes ejes de control y sanción: la primera dirigida a los ciudadanos, la segunda a los comerciantes y la tercera al transporte público.

Del primer aspecto comentó que a partir de su vigencia todo transeúnte está obligado llevar una mascarilla o cualquier otro elemento que cubra su rostro. Se prohíbe la circulación libre de personas contagiadas por COVID-19 o que estén dentro del cerco epidemiológico identificado por el Ministerio de Salud Pública y se regula el acceso al ingreso de los comercios con una distancia de dos metros entre cada persona. Quienes incumplan esto pagarán una multa equivalente el 25 por ciento del salario básico unificado.

Ver imagen en Twitter

Un segundo control va para los propietarios o arrendatarios de comercios o industrias. Ellos deben protegerse por mascarillas tipo N-95, pero también por guantes o trajes de bioseguridad, según sea el riesgo de su actividad. En caso que sean locales privados de acceso público como una ferretería, una tienda de barrio o el cine, hay la obligación de proporcionar gel o alcohol antiséptico a la entrada y salida.

Pero aquí también se incluyó a los funcionarios públicos que están en contacto con la gente como agentes de tránsito o policías municipales que deben portar estos elementos para protegerlos de un posible contagio por las labores que realizan. Quienes no acaten esto pagarán una multa equivalente al 50 por ciento del salario.

El tercer aspecto de la ordenanza se enfoca hacia el transporte público y privado. Lo primero es obligar al conductor y su acompañante a que usen la mascarilla como medida mínima de protección, aunque si los dueños de los buses lo deseen pueden entregar elementos adicionales como gafas o trajes de aislamiento.

Todo pasajero debe usar la mascarilla, la desinfección de las unidades debe ser diaria, la distancia de gente en la parada será de dos metros y el porcentaje de ocupación, especialmente en los buses, será según lo que disponga el Concejo Cantonal, pues el objetivo es no acumular gente. Para este caso la sanción económica a quienes la incumplan será de un salario básico.

Además, aprobaron una disposición transitoria en la que se prohíbe la venta de mascarillas o su entrega gratuita en la vía pública porque es un elemento que debería estar resguardado en un espacio adecuado.

La ordenanza tiene una vigencia indefinida y será derogada cuando el Concejo Cantonal lo considere o hasta que exista una vacuna. Esto porque el espíritu del documento es evitar que se dé un rebrote de casos.

Según los datos oficiales del Ministerio de Salud publicados la tarde de este miércoles, en Azuay existen 200 casos positivos, de los cuales 177 son en el cantón Cuenca.

Fuente: El Universo